Pablo Javkin, sobre la inseguridad en Rosario: “No es un problema que se va a arreglar atrás de un escritorio”

Pablo Javkin, sobre la inseguridad en Rosario: “No es un problema que se va a arreglar atrás de un escritorio”

El intendente de Rosario habló con MDZ sobre la violencia que vive Rosario, la "Chicago" argentina. Política, narcotráfico y abandono.

MDZ en Santa Fe

Aunque quisiera mostrar otras facetas de su ciudad, el intendente de Rosario Pablo Javkin sabe que la inseguridad sigue siendo la temática dominante en cada entrevista que concede. Por eso no se enoja cuando MDZ lo convoca para dialogar sobre ese flagelo, que ya se cobró casi 200 vidas en lo que va del año. “No es un problema que se va a arreglar atrás de un escritorio y sin proponer cosas nuevas”, dice Javkin, a propósito de los dos hechos que lo pusieron al tope de la agenda en la última semana: su presencia en una marcha y el reclamo de mayor control sobre la Policía.

La charla sucede tras una larga recorrida por un asentamiento denominado Villa Banana, en el que viven más de 1.000 familias y sobre el que el municipio está realizando importantes obras. Afirma el intendente que este tipo de procesos, que permitirán incorporar los pasillos y casillas a la trama urbana, servirán para aplacar la violencia. "Pasa a ser un barrio", explica.

El intendente viene de realizar una gran elección a nivel local, donde su candidato se impuso ampliamente en la interna del Frente Progresista, duplicando en votos al socialismo. De cara a los comicios del próximo 14 de noviembre, asevera desconocer qué efecto tendrá la nueva escalada de violencia: "Siempre en esto hay que escuchar a la gente y dejar que reflexione".

Durante la recorrida con MDZ, explica que no se arrepiente de haber asistido a la marcha en la que se exigió justicia por Joaquín Pérez -un joven arquitecto asesinado días atrás en ocasión de robo-, en la que tuvo que retirarse a las apuradas tras recibir insultos. “Hay que estar en la calle”, plantea.

Por último, Javkin aclara que sus mensajes indicando que no tenía personal armado no estuvo vinculado a la posibilidad de crear una policía municipal, sino más bien a tener mayor injerencia en la diagramación de los operativos de prevención. De todas formas, reivindica que el de la autonomía es un “reclamo fundamental” para Rosario.

-Esta semana estuviste reunido con familiares de víctimas y también participaste en una marcha. ¿Qué reflexión hacés? ¿Qué te llevaste?

-Estamos en contacto permanente. La cicatriz que queda, cuando pasa la cercanía con el hecho, es el dolor de las familias. Muchas veces la necesidad de ellos es la asistencia judicial, así como también la situación emocional que les afecta después de una pérdida. Me llevé una demanda que es compartida por todos, que es «encuentren cada uno, en el nivel que tienen, la forma de aportar a que esto cambie». Eso es lo clave: que cada uno hagamos, en el nivel que podamos y con las competencias que tenemos, lo que corresponde. En nuestro caso incluso planteando algún reclamo de responsabilidad mayor para asumir también la política de prevención, con más autonomía, con más incidencia sobre la Policía, pero entendiendo que el proceso es integral. Es mayor prevención policial, es que los pibes tengan oportunidades de insertarse en la vida, y es también que el acceso a lo que hace la condición básica de una ciudad sea más equilibrada.

-Entre los reclamos que hiciste fue la posibilidad de dirigir la Policía. ¿De qué se trata y qué recepción tuviste del gobierno provincial?

-Hay discusiones de normas. La más clara es que Rosario no puede seguir sin autonomía, es un reclamo fundamental para la ciudad. Pero lo que planteamos no es generar una nueva Policía, sino trasládennos, o dennos más participación en la parte de prevención: dónde van los patrulleros, en qué zonas, a qué horarios, en dónde es más importante y a qué hora es más importante cuidar a los vecinos en cada zona de la ciudad. No hacer operativos en zonas u horarios donde no se entienden. No dejar de intervenir cuando se dan hechos repetidos. Prevención situacional, y ahí no tengo dudas que los intendentes podemos hacer un aporte grande y ni hablar Rosario.

-¿Cómo crees que esta situación de violencia puede impactar en las próximas elecciones?

-No lo sé. Siempre en esto hay que escuchar a la gente y dejar que reflexione. Yo tengo muy claro lo que hay que hacer: que es estar. Este no es un problema que se va a arreglar atrás de un escritorio, y sin proponer cosas nuevas. Yo lo que voy a hacer es eso: no estar en el escritorio, estar en la calle, proponer alternativas, aún asumiendo más funciones que las que la ciudad tiene. Nosotros hoy no tenemos responsabilidad sobre la Policía, sobre fiscales, sobre los procedimientos de una causa, pero creemos que en lo prevencional podemos aportar más y hacerlo mejor.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?