Alberto Fernández aprovecha una efeméride kirchnerista para darle un giro a la campaña de cara a las elecciones

Alberto Fernández aprovecha una efeméride kirchnerista para darle un giro a la campaña de cara a las elecciones

La imagen del expresidente Néstor Kirchner parece ser la única que puede aglutinar bajo un mismo techo o espacio, en este caso el Deportivo Morón, a los movimientos sociales y las diferentes variantes que representan el oficialismo del Frente de Todos. Mañana habrá un acto a 11 años de su muerte.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

La convocatoria que había nacido como una nueva manifestación interna en contra del pago de la deuda externa y la negociación encarada por Alberto Fernández con el FMI, viró con el correr de las horas en un acto de unidad de campaña para remarcar la "unidad de acción y proyecto" en el que estarán, además del presidente, las principales figuras del Frente de Todos

La idea partió desde Morón, municipio que administra Lucas Ghi y cuyo jefe político, Martín Sabbatella, fue uno de los que se sumó a las renuncias presentadas por todos los seguidores de la vicepresidenta el miércoles 15 de septiembre, tres días después de las PASO, cuando el ministro del Interior, Wado De Pedro, sorprendió a todos a media mañana de aquel tortuoso día. 

En Morón, la oposición triunfó por diez puntos de diferencia. Y en la región, recién Hurlingham pudo parar las caídas que vinieron desde Tigre hasta la zona oeste. Mañana, un nuevo aniversario por el fallecimiento de Néstor Kirchner, servirá para que Alberto, Axel Kicilof, Sergio Massa y Máximo Kirchner se muestren juntos para marcar la última etapa de la campaña electoral de cara a las generales de noviembre. 

El año pasado, al cumplirse los diez años, el Gobierno también había sufrido una crisis tras la poderosa carta virtual presentada por Cristina Fernández de Kirchner, en la que tiró su primera bomba. Los funcionarios que no funcionan, lo cual provocó la salida de María Eugenia Bielsa y su reemplazo por Jorge Ferraressi

En aquella ocasión, para participar del acto en conmemoración a Néstor Kirchner, de la que no participaron ni Máximo ni Cristina Kirchner, Sergio Massa acompañó a Alberto Fernández desde la Casa Rosada hasta el CCK, a tres cuadras de la sede de gobierno. Nunca más se pudo ver un respaldo semejante del Presidente de la Cámara de Diputados hacia el jefe de Estado. 

A las 17 horas, con el lema inicial Primero se crece, después se paga, aunque las nuevas invitaciones sólo tienen la imagen del fallecido creador del kirchnerismo, el peronismo kirchnerista irá con su último dirigente que los aglutinó para recuperar un mensaje único. 

Néstor Kirchner no es discutido, a la distancia, por nadie, a pesar que en 2009, siendo candidato testimonial, junto con Massa y Daniel Scioli, perdió las elecciones de medio término rodeado de un aire de fin de ciclo y críticas internas por su estilo autoritario. Inclusive Mario Ishii amenazó, en aquel momento, con iniciar una "caza de traidores" que nunca empezó. O buscó muy mal, ya que no los encontró a pesar que los tenía muy cerca. Tanto, que Massa, Joaquín De la Torre y Jesús Cariglino, entre otros, armaron tiempo después el Frente Renovador, que terminó con la fantasía de Cristina Eterna. 

Hoy a la mañana pasó algo muy extraño. El gobernador empezó su recorrida por Almirante Brown, donde lo recibió el intendente Mariano Cascallares, aliado de Martín Insaurralde y candidato a diputado provincial por la Tercera Sección Electoral. Sin embargo, no estuvo el presidente que sí llegaría dos horas después a Berazategui, localidad vecina adonde estuvo Kicilof,  los dos más deteriorados por la derrota de septiembre pasado. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?