El toque de queda nocturno no se aplicaría en Mendoza

El toque de queda nocturno no se aplicaría en Mendoza

Los funcionarios de Rodolfo Suarez son optimistas y en el PJ concuerdan. El gobernador pidió ayer que las provincias donde no han estallado los contagios, como la nuestra, no estén obligadas a cumplir con la restricción. En el justicialismo señalan que la Nación será flexible, "como siempre ha sido"

Juan Carlos Albornoz

Juan Carlos Albornoz

Expectativa y optimismo. Estas palabras sintetizan lo que sienten los funcionarios de Rodolfo Suarez en estas horas. La espera se hace larga, pero se nota la esperanza de que el presidente Alberto Fernández al final permita que las provincias decidan aplicar o no el toque de queda nocturno, según su realidad sanitaria particular respecto del coronavirus.

Suarez participó ayer de la videoconferencia de Fernández con todos los gobernadores y pidió precisamente eso. Que haya excepciones para las provincias como Mendoza, donde por ahora no ha estallado el rebrote. Detalló la realidad sanitaria local (en especial la baja ocupación de camas en los hospitales) y explicó que la situación, hoy por hoy, está lejos de ser crítica. También dijo que no se han disparado los contagios en la provincia como en otros lugares del país.

No estuvo solo. El gobierno de Ciudad de Buenos Aires y el mandatario cordobés Juan Schiaretti, que es del PJ, también se plantaron contra la medida. El jefe de gabinete Santiago Cafiero había anunciado que la medida correría para todo el país, pero esta tarde, una fuente que tiene comunicación directa con la Casa Rosada aseguró a MDZ que los gobernadores podrán tomar la decisión final.

Ante la consulta concreta de si el decreto del toque de queda dará la posibilidad de que las provincias lo apliquen o no, según su situación sanitaria, la respuesta oficialista fue directa: "Entiendo que sí, como siempre ha sido". 

Esta frase hizo recordar a las disputas entre el Gobierno provincial y la Nación de octubre pasado, cuando la situación epidemiológica de Mendoza era mucho más preocupante que la actual. En aquella ocasión, Suarez resistió la presunta orden de "retorno a la Fase 1" que bajaba de la Nación, pero después la Casa Rosada desmintió que esta fuera su intención.

En tanto, en el gabinete de Suarez, esta noche optaron por no adelantarse mucho a los hechos y señalaron que seguían esperando el DNU presidencial para definir qué camino tomar y, especialmente, si el gobernador deberá dictar un decreto nuevo para Mendoza.

Con el correr de las horas, en el entorno del gobernador hubo quienes se mostraron optimistas sobre el desenlace de esta nueva "novela" sobre las diferencias del Gobierno nacional y la Provincia en la lucha por la pandemia. "Creemos que van a ir por el lado de lo que pedimos", señaló un funcionario.

Durante la tarde el Gobierno provincial también pudo tomar nota de las repercusiones en las redes sociales: mensajes en serio y en broma que reflejaban cierto consenso para que Suarez resista los cierres nocturnos

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?