Fuerte jugada de Hugo Moyano para desplazar a un histórico sindicalista

Fuerte jugada de Hugo Moyano para desplazar a un histórico sindicalista

El líder de Camioneros buscará desbancar definitivamente al histórico dirigente sindical Armando Cavalieri de la conducción del Sindicato de Empleados de Comercio de Capital Federal: apoyará al opositor Ramón Muerza en las elecciones internas que se realizarán el año próximo.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Hugo Moyano decidió apostar a una arriesgada movida en la que buscará desbancar definitivamente al histórico dirigente sindical Armando Cavalieri de la conducción del Sindicato de Empleados de Comercio de Capital Federal: apoyará al opositor Ramón Muerza en las elecciones internas que se realizarán el año próximo, con el único objetivo de desplazar a los "Gordos" de la CGT e imponerse en el próximo congreso de la confederación sindical, para lo cual también intentará sumar al Frente de Todos y comprometer al Gobierno en su cruzada.

El líder de Camioneros entiende que el sector integrando por Cavalieri y Héctor Daer, titular de Sanidad, tiene los números necesarios para imponerse en el congreso de la CGT que se hará este año, porque la Federación de Empleados de Comercio (FAECYS), el sindicato más numeroso del país y que también conduce Cavalieri, aporta una importante cantidad de congresales para definir la elección de la central obrera, publicó el portal Infobae.

Esa es la clave por la cual el líder camionero decidió iniciar el operativo para desbancar a Cavalieri en 2022, aprovechar los congresales de Comercio mediante el ascenso de Muerza para sacar a “los Gordos” de la CGT e imponer una renovación en la central obrera.

Moyano ya habló con Muerza para expresarle su apoyo. Entre ambos hubo varias llamadas, pero, por ahora, el camionero le envió a un emisario de su confianza, dado que todavía no se reúnen personalmente por la pandemia de coronavirus. Asi, ambos dirigentes acordaron que el moyanismo le dará apoyo económico y, sobre todo, político: el titular de Camioneros buscará convencer a Alberto Fernández, Máximo Kirchner y Sergio Massa de los beneficios que tendría para el Gobierno lograr el desplazamiento de Cavalieri e incidir en la renovación de la CGT.

De todos modos, la jugada de Moyano contra Cavalieri no será fácil: el líder de Comercio, que cumplirá 85 años el 15 de febrero, maneja la seccional mercantil de Capital desde 1985, es uno de los dirigentes con más cintura política de la Argentina y pertenece al establishment gremial que mantiene un fluido diálogo con los empresarios de todo tipo y con los gobiernos de cualquier signo partidario.

En tanto que Muerza, de 55 años, fue secretario de Organización de Comercio Capital durante tres mandatos consecutivos hasta que le dijo a Cavalieri que quería ocupar su sillón. “Sos joven, vos podés esperar”, le contestó, pero él no lo hizo y le volverá a disputarle el poder.

Moyano tiene en la mira a Cavalieri desde la década de 1990, cuando el camionero combatía al menemismo y el dirigente mercantil estaba cerca del Gobierno, y en 2011 apadrinó una lista opositora en Comercio Capital, que llevó a Oscar Nieva como candidato a secretario general. En aquella época, Moyano aún apoyaba al kirchnerismo y por eso Nieva contó con el asesoramiento legal de Héctor Recalde, abogado de la CGT, y el entonces diputado ultra K Carlos Kunkel. Sin embargo, Cavalieri ganó los comicios y luego lo convocó a Nieva para que se sume a sus filas: hoy es secretario de Turismo, Recreación y Deportes de la Federación de Empleados de Comercio en representación de Capital.

El Sindicato de Comercio porteño, que tiene unos 70.000 afiliados, será otra vez escenario de grandes tensiones sindicales y políticas, aunque surge un enorme interrogante: ¿aspirará Cavalieri a una nueva reelección en un año en el que soplará 86 velitas? En los últimos años, el líder mercantil fue cediendo espacios a quien se considera su delfín: Carlos Pérez, secretario de Asistencia Social del gremio en Capital y titular de OSECAC, la obra social de los mercantiles y la más numerosa del país.

¿Qué hará el Frente de Todos ante la jugada contra Cavalieri? En el caso del kirchnerismo, es muy probable: Cristina Kirchner y su hijo Máximo no lo quieren por su pasado menemista y por su buena sintonía con el sector empresarial. Y el desalojo de “los Gordos” de la CGT es un viejo sueño de la plana mayor kirchnerista, que se sentiría a gusto si Pablo Moyano pudiera ponerse al frente de la central obrera en lugar de Daer.

En tanto, el presidente Alberto Fernández dio una señal a través de su amigo Claudio Moroni, ministro de Trabajo: apenas asumió su cargo, designó como uno de sus principales asesores a Alberto Tomassone, el experimentado abogado laboralista que acompaña a Cavalieri desde hace décadas.

Leé acá la nota completa de Infobae.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?