¿Por qué no se activa aún el Consejo Económico, Social y Ambiental?

¿Por qué no se activa aún el Consejo Económico, Social y Ambiental?

Aprobado por ley hace un mes y medio, aún está en etapa de revisiones en el Ejecutivo. Se trata del órgano consultivo que tendrá más de 40 integrantes -ad honorem- en representación de los todos los sectores de la sociedad mendocina.

Rubén Valle

Rubén Valle

A fines de julio, en plena pandemia, se aprobaba en la Legislatura provincial la creación del Consejo Económico, Social y Ambiental para Mendoza. Un mes y medio después ese "órgano colegiado de carácter consultivo" continúa su derrotero burocrático, pese al crítico contexto de la economía provincial y nacional que ameritaría su pronta puesta en marcha.  

Actualmente la propuesta del oficialismo está en revisión en el ministerio de Gobierno, tras haber recalado en el de Economía, y, tras el último pulido, finalmente se encaminará a la reglamentación. Al demorarse este lógico paso legal los convocados al "mega ente" todavía no tienen muy en claro sus alcances y están a la espera de novedades, como confesaron en off a MDZ varios referentes de las principales cámaras económicas y empresariales.

El proyecto de la gestión Suarez tiene como objetivo "constituir un canal de participación de los agentes sociales y económicos en la planificación y formulación de la política socio-económica y ambiental de Mendoza, como así también actuar como órgano de comunicación y articulación con el Gobierno provincial y proponer iniciativas para fomentar el desarrollo en esta materia".

El Consejo estará capitaneado por un presidente, un vicepresidente y un secretario técnico, y será integrado por representantes de los tres poderes del Estado, Irrigación, las universidades públicas y privadas, los distintos credos, organizaciones sindicales, referentes de los sectores de la construcción, la minería, la industria, el comercio, la cultura, el turismo, la ciencia y la tecnología, organizaciones de Defensa de los consumidores, organizaciones ambientales, intendentes, partidos políticos, entre un larguísimo listado. 

Los integrantes tendrán un mandato por dos años, renovable por períodos de igual duración y sus funciones serán ad honorem. Se aclara en la letra chica que el Ejecutivo podrá asignar partidas presupuestarias para su funcionamiento.

La vigencia de este cuerpo consultivo está prevista para unos cinco años, aunque deja abierta la posibilidad de una prórroga por un mismo periodo. 

En el Senado, voces disonantes como la de Lucas Ilardo, del bloque Frente de Todos, plantearon en su momento: “No hay en ninguna parte del proyecto herramientas para controlar las consecuencias de este crisis. No respeta ningún tipo de representatividad, es puramente consultivo.  Es una organización burocrática más”.

Desde la Unión Comercial e Industrial de Mendoza (UCIM), su titular Daniel Ariosto se mostró expectante: "Estamos muy de acuerdo con la existencia y los objetivos con que fue creado este Consejo. Dado que hay muy buena relación con el ministro de Economía y su equipo esperamos que se pueda trabajar activamente para salir de la difícil situación por la que está atravesando la economía provincial".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?