Lilita Carrió mueve sus fichas y vuelve a la escena política

Lilita Carrió mueve sus fichas y vuelve a la escena política

La ex diputada y líder de la Coalición Cívica aumentó su presencia estos últimos días vía redes sociales para oponerse al Gobierno nacional respecto a la reforma judicial y las nuevas medidas de la cuarentena. Órdenes a su bloque y preocupación por su salud.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Elisa Carrió vuelve al ruedo político. Desde su chacra en el partido bonaerense de Exaltación de la Cruz, la ex diputada nacional retoma su habitual hiperactividad ante los últimos eventos que ocurrieron en torno a las decisiones tomadas por el gobierno nacional, que la motivaron a expresarse públicamente en las redes sociales y a diagramar diversas estrategias con los legisladores que le responden en la Coalición Cívica para, entre otras cosas, "frenar" el proyecto de reforma judicial del presidente Alberto Fernández y su vice Cristina Kirchner.

Luego de un prolongado silencio tras apoyar la implementación del aislamiento social preventivo obligatorio que rige en el país desde fines de marzo por la pandemia de coronavirus, y que coincidió con la renuncia a su banca como diputada, Carrió dejó atrás su actitud pasiva y comenzó a mover sus fichas en el complejo tablero político.

Las redes sociales se han convertido nuevamente en su canal de comunicación. A través de una serie de audios y comunicados, la líder de la Coalición Cívica defenestró al DNU presidencial que prohíbe las reuniones sociales: “Estarían incurriendo en el delito de infames traidores a la patria, están instalando un estado de sitio de hecho”. Mientras que al día siguiente, salió por el mismo medio a defender al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. “Hay una campaña personal de Cristina Kirchner contra él y Juntos por el Cambio. Rodríguez Larreta y (Diego) Santilli están al frente de todo, mientras que (Axel) Kicillof y el resto solo se dedican a atacar y mentir”, publicó en su cuenta de Twitter.

Pero su mayor preocupación es la reforma judicial que, según la dirigente opositora, está exclusivamente pensada para garantizar la impunidad de la vicepresidenta y su entorno. Según publicó Infobae, el martes pasado dio el visto bueno a la denuncia penal que un grupo de diputados de la CC presentó en la Justicia por las designaciones de Carlos Beraldi y León Arslanian en el consejo consultivo que, entre otros objetivos, deberá revisar el funcionamiento de la Corte Suprema.

Para la ex diputada, que ya había anticipado el movimiento del oficialismo tras apuntalar la decisión de Maximiliano Ferraro, jefe del bloque de la CC en Diputados, de rechazar la convocatoria vía Zoom del Presidente de mediados del mes pasado, la oposición debe manejarse con cierta cautela por estos días, para volver a la carga la próxima semana. “Hay que esperar unos días más porque si no estamos abrumando. Pero tiene que ser una artillería en defensa de todo”, pidió a través de un audio de WhatsApp que hizo enviar a legisladores y diputados este viernes.

Desde que comenzó la cuarentena obligatoria el pasado 20 de marzo, Carrió está aislada en su chacra con sus dos hijos, que cocinan y hacen las tareas de la casa, y un custodio, que se rota por turnos con el resto. Facundo Del Gaiso, legislador porteño de la CC y uno de los más cercanos, es el único político que la visita: le había conseguido, al inicio de la cuarentena, la dosis para la vacuna de la neumonía, y desde entonces ex diputada le firmó un permiso para llevarle, cada tanto, los remedios que necesita.

Pese a ello, la líder de la CC volvió a estar estresada. Siendo una paciente de riesgo por la diabetes y la presión, además de sufrir problemas cardíacos, en los últimos días volvió a tener algunos achaques en su salud, a los que ella relaciona con el estrés que le provoca la reforma judicial y por los "atropellos" del gobierno nacional durante la cuarentena. “Vienen por todo”, asegura como hace años había advertido.

De todos modos, Carrió prefiere estar al tanto de lo que sucede en Buenos Aires y aprovecha las visitas de Del Gaiso para charlar sobre los diferentes proyectos de su bloque, como aquel presentado por el legislador para que los pacientes graves de COVID-19 puedan despedirse, mediante protocolos, de sus familiares; de la denuncia penal impulsada por Hernán Reyes y que presentaría la semana próxima, vinculada a las leyes de Defensa de la Competencia y de Góndolas, contra la cúpula del Gobierno nacional; y del pedido de acceso a la información del bloque porteño en torno al PAMI, tras la polémica generada entre el Gobierno de la Ciudad y la Casa Rosada por la derivación de pacientes.

Por fuera del círculo de la CC, la ex diputada habla fluido con el jefe de Gobierno y con María Eugenia Vidal. Y cada tanto con Mauricio Macri, que ahora veranea en la Costa Azul francesa.

La hiperactividad de Carrió de las últimas semanas coincidió además con las versiones sobre una supuesta candidatura para el año próximo, que se sumaría a sus reiterados puestos legislativos como diputada por el Chaco y la Ciudad de Buenos Aires, sin contar sus postulaciones a presidenta. Jubilada desde marzo, cuando renunció a su banca, los trascendidos la ubican otra vez como eventual candidata en el 2021 por la provincia de Buenos Aires, distrito por el que nunca se postuló.

“Soy una ciudadana activa y responsable”, les dice a sus colaboradores cada vez que le preguntan por su futuro electoral ahora que su nombre volvió a sonar. Pero en su entorno aclaran: “Ella dice que está dispuesta a hacer lo que haga falta para salvar la república”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?