El descuido en Google que debería alertar a todos los equipos de comunicación política

El descuido en Google que debería alertar a todos los equipos de comunicación política

No todo lo que le sucedió a Cristina Kirchner en Google es culpa del gigante informático. En la nota, te cuento lo que todos los jefes de prensa deberían hacer.

Rodolfo Pardo

La semana pasada, fue de público conocimiento la denuncia que realizó la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner al gigante informático Google luego de que en mayo pasado se conociera que en el "panel de conocimiento", el recuadro más importante que se muestra cuando se busca a una persona, figuraba su nombre y bajo él la leyenda: "Ladrona de la Nación Argentina".

El abogado de la expresidenta pidió saber cómo se generó esta publicación, durante cuánto tiempo estuvo activa, qué cantidad de visualizaciones, visitas e interacciones tuvo y qué acciones tomó la empresa ante lo ocurrido, suceso al que tildan de "noticia maliciosa e infamante". Todos sabemos qué puede llegar a pasar con esto pero lo que no sabemos es cómo evitar que nos pase a nosotros. 

Esto, puertas adentro, generó un revuelo en los equipos de comunicación política de Mendoza por el desconocimiento de este tipo de funciones de Google que sirven para posicionar personas físicas y jurídicas en las principales búsquedas relacionadas al nombre en cuestión. 

Por eso, en esta nota, voy a intentar explicarte lo más sencillo posible de que se trata este daño causado a la imagen de la vicepresidenta de la Nación y de que manera se puede evitar tomando propiedad de espacios en Google que son exclusivamente del autor pero que en momentos, personas malintencionadas pueden hacer pasar un mal momento a más de uno. 

¿Qué es el denominado "panel de conocimiento" de Google? 

El panel de conocimiento (también conocido como Knowledge Panel) es un formato de resultado de búsqueda que en la mayoría de los casos aparece como una caja con información genérica sobre la palabra clave ingresada por el usuario. 

La denominada "caja enriquecida con contenido" siempre aparece en una posición llamativa y con gran disposición para el usuario depende del dispositivo en el cual estemos navegando: en computadoras de escritorio, figura en el lateral derecho de los resultados de búsqueda de Google y en el celular aparece justo después de los resultados de AdWords. 

¿Cómo están estructurados? 

Básicamente, nos ofrece información que podría responder cualquier duda que tengamos sobre la persona en cuestión; como por ejemplo: nombre completo, edad, cargo político, educación y familia, una especie de CV digital. 

En este caso en particular, veamos como se muestra Julio Cobos:

¿Qué objetivo tiene Google con esto?

El objetivo que tiene Google con esto es ofrecernos de forma rápida la información más importante al respecto de esa palabra, así como diferentes urls o hipervínculos para seguir investigando sobre la palabra relacionada o temas relacionados a la misma. 

También genera independencia de páginas externas, ofrece información fidedigna y accesible, algo que como pudimos observar con Cristina Kirchner, no pudo cumplir con una de ellas. 

Entonces...¿qué fue lo que sucedió con la vicepresidenta? 

Al principio, parece ser una respuesta bastante compleja pero no lo es si vamos por parte. 

Para poder completar esta información, Google se basa de páginas con propiedad, que tengan prestigio y de esa manera completa todos los datos concretos. Otro camino, es "reclamar el panel de conocimiento" ya realizado por Google y de esa manera poder completar datos de dicho panel. 

En este punto, donde me detengo para contarte que Google te pide al reclamar el panel, verificar tu identidad que en este caso sucedido con Cristina Kirchner, fueron vulnerados. Es por eso, que una persona malintencionada puede seguir esos pasos para editar un panel de conocimiento y poner datos falsos a la persona en cuestión que en minutos serán publicados por Google en sus buscadores previo chequeo de la información. 

Muchos puntos vulnerados dejaron a la vicepresidenta expuesta ante todos los usuarios de internet. Un caso que por lo que te cuento, tiene una parte muy perjudicada y otra parte que tendrá que explicar todas las vulneraciones y el incumplimiento al principal objetivo de los paneles de conocimiento, brindar información fidedigna. 

El descuido

Al revés de lo que sucede en los medios de comunicación, en donde se piensa y se duerme pensando en Google; en los equipos de comunicación política se piensa en redes sociales. Que no tengan errores, se generan videos, se analizan usuarios, comentarios, interacciones, etc., lo cual está bien, pero no todos los ojos tienen que ser puestos ahí. 

Se descuida la búsqueda de los usuarios, se descuida Google, se minimiza el riesgo en este tipo de plataformas ya que se piensa que las audiencias están sólo ahí, en redes sociales. De la web, que se encargue la gacetilla de prensa y las notas que los medios levantan de la figura política. 

Al no reclamar o dejar librado a la suerte posicionamientos en Google o ediciones de "paneles de conocimiento" corremos el mismo riesgo que Cristina Kirchner.

La dificultad de estimar el daño causado

En redes sociales, con un adecuado equipo de métricas, podemos saber el alcance de una publicación mal realizada o que nos trajo un buen dolor de cabeza en base a insights que nos trae Facebook, Instagram o Twitter, dicho de otro modo, tenemos un cierto control de la situación. 

En Google, una vez que fuimos perjudicados, es imposible de medir. No sabemos desde que momento está activo el daño, no sabemos ni podemos estimar cuánta gente está visualizando el daño y lo peor de todo, no tenemos control de esto. 

¿Qué hubiese pasado si la vicepresidenta no decía absolutamente nada y esa nota de Clarín no hubiese salido? ¿Cuánta gente se hubiese dado cuenta? ¿Mucha?¿Poca? No sabemos y eso es lo peor. Con solo imaginarme el panorama de un equipo de comunicación política sin respuesta al político me da escalofríos. 

Nuevo equipo para nuevas necesidades

Se aproximan elecciones legislativas en Argentina y se requiere de nuevas figuras en nuestros equipos para poder hacer frente a tanta plataforma digital que hay disponible. En este caso no se trata de descuidar redes, sino de agregar ojos donde hoy no los hay. Ya no se puede jugar en digital a "Ojos que no ven, corazón que no siente" . 

Una persona que se dedique a SEO y otra encargada en métricas son esenciales en los nuevos equipos, no lo demanda la moda, sí la costumbre. Los usuarios (la población) han dejado de usar Facebook, en Instagram las modas pasan por otras temáticas y para realmente conocer el próximo voto, necesitarán buscar mucho en Google para conocer propuestas luego de tantos desencantos.

Las generaciones cambian, y las de hoy saben dónde buscar y cómo. 

 

 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?