Qué pasará con la cuarentena en Mendoza: dudas y datos alentadores

Qué pasará con la cuarentena en Mendoza: dudas y datos alentadores

El Presidente debe decidir cómo continuará organizado el país según el avance de la pandemia. Mendoza seguiría en "distanciamiento", pero con más restricciones. Los brotes de Mendoza no afectaron a población de alto riesgo.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

El foco está puesto en Buenos Aires. Pero el presidente Alberto Fernández debe decidir también qué pasa en el resto del país. Es que el lunes vence el Decreto 520 que reglamentó la organización del país según el impacto de la pandemia. En el AMBA la cuarentena no solo seguirá sino que será más dura: aumentarán las restricciones y eliminarán los permisos generales. En en caso de Mendoza hay una decisión clave. 

Lo que deben decidir es si la provincia se mantiene en zona de "distanciamiento social" o no. Por ahora no hay ningún dato objetivo que indique que Alberto Fernández pueda decidir algo así. En Mendoza hubo un aumento de casos y aparecieron brotes que generaron preocupación. Pero no se ha declarado que haya circulación del virus, uno de los temas más importantes para restringir o no las actividades ya habilitadas. Si se volviera atrás con el "distanciamiento social", el control de la cuarentena volvería a manos de Alberto Fernández. Si no, el gobernador Rodolfo Suarez mantendría parte de las potestades que recuperó hace tres semanas. 

Aunque Mendoza no cambie de fase, habrá medidas para restringir más la concentración de personas. La intención del Gobierno no es quitar actividades económicas, sino evitar contactos "sociales" que tengan un margen alto de discrecionalidad. Por eso podrían volver a prohibirse por un tiempo los encuentros familiares. El turismo, las actividades deportivas en clubes, estarán bajo análisis porque suponen mayor movilidad y también se alejan del control posible del Estado. Pero por ahora se mantienen. El Gobernador ha sido cauto para tomar decisiones. Hoy estará en Buenos Aires, pero como ha ocurrido hasta ahora esperarán a que sea publicado el nuevo Decreto que reglamente la estrategia para enfrentar la pandemia.

El Gobernador tiene un dato conceptual importante: la decisión que se tome en estos días impactará en el momento clave de la pandemia. Se trata del plan para enfrentar el invierno, momento de mayor prevalencia de enfermedades respiratorias y también del Covid-19. Se supone que durante los últimos 90 días la población se preparó para este momento adquiriendo hábitos de prevención, conciencia y solidaridad. Y en el caso del Estado, con equipamiento, recursos humanos y una estrategia de abordaje.

Qué pasa en Mendoza

Luego del fin de semana pasado la cantidad de casos se mantiene sin un nuevo pico ascendente y, en palabras de los representantes oficiales, dentro de los márgenes previstos: la mayoría tuvo que ver con nexos o con la actividad laboral de los contagiados (como fue el caso de los camioneros). Pero cualquiera sea el enfoque, hubo un aumento y hay más camas ocupadas. La ventaja de Mendoza es que la curva tiene un largo valle donde no hubo casos. Eso permitió que el sistema de salud llegara al invierno casi sin presión porque no había camas ocupadas. La situación cambió, pero aún hay capacidad de respuesta. En total quedan 49 personas internadas por coronavirus en Mendoza. Y se sumó un caso sin nexo: hay 9 contagiados cuyo origen de la enfermedad no tiene explicación epidemiológica. 

El Gobierno usa eufemismos para describir la situación y apunta al "encapsulamiento" de los casos. En Mendoza no hay, según la categorización oficial, circulación comunitaria y tampoco "contagios por conglomerado". Para la ministra de Salud Ana María Nadal los brotes responden a contagios por "cluster". La diferencia no es muy grande, pero responde a que el virus "se introdujo en un grupo acotado por relaciones o por zona geográfica" muy acotada. Al analizar los datos está claro cómo se producen esos contagios: Maipú es el departamento de Mendoza que más casos tiene, con 30 personas contagiadas. Todas están relacionadas con dos focos de transmisión. En la misma "microregión" hay otros 18 casos y son los de la zona de Luján de Cuyo

El otro dato sobresaliente es que el grupo de mayor prevalencia según la edad es el que va desde los 24 a los 34 años, con 42 casos. Y, de hecho, 90 de los contagiados tienen menos de 44 años. El dato positivo es que los grupos de mayor riesgo han tenido un freno en los contagios. Desde que se desató la pandemia hubo solo 7 personas de más de 75 años contagiadas, y 16 si se toma el rango de más de 65 años. Se trata del sector de la población con mayor riesgo de muerte.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?