Preparando el encierro

Preparando el encierro

El Presidente analiza cómo comunicar el endurecimiento de las condiciones de encierro por la pandemia. A su lado volverán a estar Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof. El crack económico es insostenible y la situación social se agrava.

MDZ Política

MDZ Política

Han sido días más intensos, los últimos, para el trío porteño que conforman Alberto Fernández, Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof, que ha sido actor principal y exclusivo de la comunicación nacional acerca del desarrollo de la pandemia por Covid-19 y las resoluciones adoptadas.

El tema principal que los ocupa es el aumento importante de los contagios en el AMBA y el peligro consiguiente de saturación hospitalaria. Un dato que alivia es el índice de letalidad de la enfermedad, que se encuentra por debajo del 3%. En paralelo al incremento de contagios comienza a pesar, y mucho, el creciente deterioro económico del país. A pesar de la asistencia del Estado en varios de los sectores sociales y a las Pymes en especial, muchas de ellas han cerrado y muchas está anunciando a gritos que van en el mismo camino.

A pesar de los casi 100 días de encierro, el tridente tiene decidido agravar las condiciones de cuarentena. El problema mayor es cómo comunicarlo para menguar el impacto. La fatiga ciudadana , el derrumbe económico y la posibilidad de incumplimiento o resistencia ciudadana desvela a las autoridades.

Hace unos días están preparando el camino. La increíble dicotomía entre "salud y economía" planteada por muchos sectores oficiales, con el Presidente a la cabeza  y con la compañía de los infectólogos asesores, creó un escenario errado y con
resultados negativos.

Es salud y economía. Van juntas, no enfrentadas. Hoy estarían  dispuestos los tres, con la objeción silente pero obediente de Horacio Rodríguez Larreta, a pedir un último esfuerzo de mayor confinamiento a la ciudadanía. Veremos cómo afecta a Mendoza, por encima de nuestros propio problemas de pandemia, economía y política de bajo vuelo (situación ejemplificada con el penoso debate sobre la designación de una jueza de la Suprema Corte) la decisión porteña.

El virus es muy contagioso, desconocido y complejo de afrontar. Al convertirse en pandemia afectó la vida sanitaria, social y económica de todo el mundo. En nuestro país trajo un bonus track. Incrementó la grieta, azuzó agresiones verbales que rozan lo delictual, como las del "Pata" Medina y Luis D'Elia pidiendo "colgar" al ex presidente Macri en la Plaza de Mayo; reiteró el conflicto con el campo y aceleró la búsqueda de impunidad por los hechos de corrupción pasados.

Son gravísimos la pandemia y el crack económico en progreso. Son tiempos de prudencia inteligente y generación de adhesión consciente y voluntaria de la población a las decisiones de las autoridades.

El daño  a la salud física y psicológica ya causado por la pandemia es inmenso. Similar es el perjuicio económico. Deben prevalecer la inteligencia sanitaria y la sensatez y exactitud de la decisión política. No hay más tiempo para errores que ahonden decepciones y generen mayor daño y dolor.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?