Alberto y el equilibrio, también con Portezuelo del Viento

Alberto y el equilibrio, también con Portezuelo del Viento

Rodolfo Suarez convocó a los legisladores nacionales preocupado por el futuro de la obra que es vital para su administración. Alberto Fernández cumplió con los pagos comprometidos por Mauricio Macri, pero nombró a referentes pampeanos en puestos clave que podrían demorar la construcción del dique.

Marcelo Arce

Marcelo Arce

Fue una dosis de trabajo conjunto en medio de tanto enfrentamiento. Y una forma de demostrar en el corto plazo si las distintas fuerzas políticas de Mendoza podrán hacer, después de mucho tiempo, un frente común para que la provincia no sea perjudicada por una medida nacional que, en este caso, terminaría demorando y poniendo en riesgo la construcción del dique Portezuelo del Viento.

Hay que bucear mucho en los archivos periodísticos para encontrar reuniones como las que encabezó este lunes Rodolfo Suarez con la totalidad de los legisladores nacionales. Francisco Pérez hizo una convocatoria en 2013 ante una situación muy similar a la que se está viviendo en la actualidad: el entonces gobernador buscó armar un frente común para evitar la salida de los inversores de la mina de sales de Potasio Rio Colorado, que terminó afectando la actividad económica del Sur provincial. Y muy fuerte. Alfredo Cornejo hizo una convocatoria similar en su momento, curiosamente también por Portezuelo, y otra por el impuesto al vino.



Mendoza nunca imitó a sus vecinos. En épocas de debate sobre la promoción industrial durante el menemismo, las fuerzas políticas de San Juan y de San Luis tenían sus respectivos frentes de unidad provincial para enfrentar a Mendoza independientemente del color político el gobierno nacional.

Ahora el caso es La Pampa y su embate por el agua y su intento de demorar lo mas que pueda la construcción de Portezuelo. Es difícil encontrar hoy una fisura política provincial en esa disputa de los pampeanos.

¿Por qué la convocatoria de Suarez? Sin chances de diversificar la economía con la minería, con el desarrollo de Vaca Muerta rodeado de incertidumbre por el contexto internacional y la indefinición nacional, sin recursos para hacer obra pública para generar empleo y con la obligación de un ajuste fiscal, la apuesta grande que le queda al gobernador es Portezuelo.

Y en ese sentido el gobierno provincial avizora problemas con la construcción del dique y observa con preocupación ciertos vaivenes políticos de la Casa Rosada al respecto.

Alberto Fernández está haciendo equilibrio en este tema y en febrero, a sola una semana de haber cumplido con la provincia con los plazos firmados por Mauricio Macri para fondear la obra, designó a un pampeano, Javier Schlegel, como nuevo titular del Coirco.

En otro escenario, podría haber sido una designación más. Pero en este contexto no. La Pampa viene reclamando por la realización de una audiencia pública nacional para que se discuta allí la Declaración de Impacto Ambiental que permitió el llamado a licitación para encontrar una empresa que haga la represa.

El Coirco, del que participan también Neuquén, Rio Negro y la provincia de Buenos Aires, regula el manejo del Colorado y es el organismo que puede convocar a esta audiencia que no es vinculante, sin embargo.

Si ese llamado se concretara, posiblemente la obra no corra peligro. Pero sí se demorará, como se descarta, cuando el flamante dirigente pampeano cumpla con su mandato provincial.

Mendoza argumenta que todas las audiencias que se llevaron adelante hasta el momento y que fueron tres, son las que respetaron lo que marca la legislación mendocina. ¿Por qué? Porque el proceso licitatorio lo está llevando adelante la provincia, y no la Nación.

Otro punto en contra. El designado secretario de Recursos Hídricos de la Nación, Néstor Lastiri, también es de La Pampa y no solo eso. Es además un cruzado contra Mendoza como referente de la Asamblea por los Rios Pampeanos. Cuando se conoció la designación de Schlegel, Lastiri la calificó como “un acto de justicia” y agregó además que: “no se requiere de ningún análisis exhaustivo para establecer que se está haciendo una inversión de 1023 millones de dólares en una obra donde no hay agua”, dijo, en referencia a la obra de la discordia. Lastiri es el funcionario nacional que está a cargo de Portezuelo.

En la reunión del gobernador con los legisladores nacionales, una figura fue excluyente: la senadora Anabel Fernández Sagasti. Ella es la que mantiene el vínculo con el presidente de todos los dirigentes del PJ mendocino y es quien, como muchos de ellos, también padece las idas y vueltas del presidente del equilibrio.

Este viernes estará el ministro de Producción, Enrique Vaquié, en la Legislatura ara hacer una exposición sobre el tema y la semana que viene lo mismo ocurrirá en Buenos Aires. Allí se sabrá si el encuentro de hoy fue honesto y productivo o si sirvió solo para la foto.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?