Suarez se hartó de que no lo escucharan y cortó su discurso

Suarez se hartó de que no lo escucharan y cortó su discurso

El Gobernador estaba dando un discurso en la bodega Trapiche de Maipú y tuvo que finalizarlo abruptamente porque no podía captar la atención de los presentes.

Juan Manuel Quiroga

Juan Manuel Quiroga

Rodolfo Suarez vivió un momento bastante particular este sábado al mediodía cuando se encontraba realizando un discurso en el almuerzo organizado por Bodegas Argentinas. Los presentes estaban hablando entre ellos y el Gobernador tuvo que terminar de hablar luego de varios llamados de atención. 

La cámara empresaria vitivinícola que nuclea a más de 250 bodegas de todo el país organizó el clásico agasajo este sábado en la bodega Trapiche, que está ubicada en Coquimbito, Maipú. 

El institucionalizado encuentro de la vitivinicultura argentina, que se realiza cada año como parte de los festejos de Vendimia, reúne a bodegueros, empresarios, referentes de la industria, autoridades gubernamentales provinciales y nacionales, diplomáticos y medios de comunicación e invitados especiales. Esta vez el evento se realizó al aire libre, bajo una carpa.

Este agasajo es una oportunidad de encuentro para intercambiar opiniones sobre la situación del sector, evaluar y planificar las acciones del año. Sin embargo, este año no hubo mucho "diálogo".

En el inicio de una tarde de calor agobiante, el gobernador comenzó su discurso, que estuvo precedido por las palabras de Patricia Ortiz -presidenta de Bodegas Argentinas- agradeciendo a los organizadores: "Agradezco a Bodegas Argentinas por esta invitación a un evento tan tradicional como este. Este evento tan particular reúne a gran parte de la dirigencia pública y privada de la provincia de Mendoza y es por eso que es un buen momento para hacer algunas reflexiones sobre nuestra vitivinicultura". 

Ortiz también tuvo problemas para hablar, ya que al mismo tiempo que ella estaba dando su discurso los mozos se encontraban sirviendo la comida y le prestaron poca atención. El locutor tuvo que pedir silencio tres veces para que la titular de Bodegas Argentinas pudiera continuar. 

"Hoy la vitivinicultura vive una situación muy especial que está dada por el contexto macroeconómico. La falta de una moneda firme y la inflación es un impedimento para nuestro crecimiento", continúo Suarez. Luego comenzó a elevar el tono de voz, ya que los presentes no le prestaban atención y mantenían sus charlas en sus respectivas ubicaciones. 

Cuando se encontraba hablando sobre el crecimiento del país, el gobernador se hartó y manifestó: "Sin lugar a dudas estas oportunidades de crecimiento no las vamos a aprovechar si no nos escuchamos entre nosotros. Pareciera que esto que decía recién de que esto es una oportunidad para reflexionar no es así y yo me equivoqué".

Y agregó: "Como no quiero abusar del tiempo de ustedes, les voy a decir que como soy una persona de diálogo, si esta no es la ocasión para hablar, yo voy a estar dispuesto para que lo hagamos después. Muchas gracias y feliz Vendimia".

Lo que sucedió fue una rareza que llamó la atención, ya que no suele suceder. Rodolfo Suarez tuvo que finalizar su discurso a los pocos minutos de haber empezado tras lo que muchos consideran una falta de respeto. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?