Así se prepara el sistema de salud de Mendoza para mitigar el coronavirus

Así se prepara el sistema de salud de Mendoza para mitigar el coronavirus

En los últimos días el Ministerio de Salud, Hospitales y la OSEP salieron a comprar insumos específicos para combatir el coronavirus. Desde barbijos y alcohol en gel, hasta máscaras de oxigeno y tubos endotraqueales.

Mariano Bustos

Mariano Bustos

Por el momento la provincia de Mendoza solo tiene ocho casos confirmados de coronavirus. Sin embargo, las autoridades del Ministerio de Salud y los distintos hospitales de la provincia ya se están preparando para futuros picos de contagio. Para evitar que la situación desborde la capacidad y se agoten los insumos, desde los centros de atención salieron a reforzar compras de elementos que por las características del virus serán necesarios. 

La primera medida que tomó Suarez fue decretar la emergencia sanitaria para priorizar el gasto en salud y permitir mover partidas y agilizar trámites para la compra de insumos críticos. En la lista de provisiones que se licitaron para enfrentar la pandemia hay desde elementos básicos como barbijos, hasta camas de internación y otras herramientas de alta complejidad. 

Por ejemplo, el Hospital Central comprará 42.000 barbijos descartables, 600 barbijos filtrados y 2000 de tela hemorrepelente, para lo cual invertirá 3,6 millones de pesos. Además, por contratación directa comprarán una gran cantidad de medicamentos para tratar los casos que se presenten, como por ejemplo miles unidades de paracetamol y otras drogas. También mamelucos descartables y protectores faciales de policarbonato como elementos de protección personal contra el Covid-19.

En la Obra Social de los Empleados Públicos también han comenzado a realizar compras para preparar los centros asistenciales. Por ejemplo barbijos y más de mil litros de alcohol en gel, pero al mismo tiempo instrumentos específicos para los problemas respiratorios que genera el virus. En el marco de la emergencia sanitaria, OSEP salió a comprar 1.1 millones de pesos en productos médicos de urgencia como 300 máscaras de oxígeno, 400 cánulas nasales de oxigenoterapia, tubos endotraqueales de distintas medidas, tubuladuras para respiradores, filtros humidificadores, catéter para lavado broncoalveolar y otros elementos similares.

De esta forma los centros de atención se preparan para la mitigación del coronavirus, cuyo pico de transmisiones se esperan para la primera semana de mayo. Tanto es así que el Ministerio de Salud salió a comprar el 18 de marzo 60 nuevas camas de internación por un total de 16.4 millones de pesos.

La polémica por los respiradores

Pero uno de los ítems más costosos fue el de los 70 respiradores que se pretendían adquirir por 65.6 millones de pesos. Finalmente, ayer se supo que esos respiradores no llegarán a la provincia porque el gobierno nacional decidió centralizar la distribución de los mismos priorizando las zonas más afectadas por el coronavirus.

Esa decisión despertó el enojo del gobierno provincial y el propio Rodolfo Suarez salió a cuestionar al presidente Alberto Fernández y dijo que le escribiría una carta al ministro de Salud, Ginés González García. El argumento del gobernador es sencillo: para evitar posibles colapsos la provincia intenta garantizarse que estén disponibles todas las herramientas que puedan llegar a ser necesarias. Por eso salieron a comprar respiradores, camas, medicamentos, barbijos, alcohol, etc.

Mientras tanto, desde el gobierno nacional aseguran que hay que hacer una distribución equitativa del poco recurso que hay y destinar elementos esenciales a los lugares más afectados. La pregunta que queda flotando es qué sucederá si la curva se dispara y varias localidades precisan los respiradores disponibles. Ahora, Mendoza dependerá de la ecuanimidad de la distribución, aunque la provincia ya cuenta con unos 250 respiradores propios.

Para evitar posibles faltantes, Suarez anunció ayer que salió a buscar proveedores internacionales para comprar respiradores por esa vía y evitar así que los elementos sean retenidos por la Casa Rosada. Lo mismo hizo con los reactivos para poder detectar casos positivos de coronavirus. Ante la falta de llegada de los reactivos prometidos por el Hospital Malbrán, Mendoza salió a comprar a proveedores coreanos y buscó opciones locales.

En los distintos hospitales públicos y privados ya rigen protocolos específicos para casos sospechosos de coronavirus. Las salas de internación se han adaptado, hay consultas suspendidas y todo el personal de la salud se prepara para hacer frente a posibles contagios. Solo resta saber el efecto que ha surtido el aislamiento obligatorio y cómo impactará en la curva de transmisión que según las proyecciones empezará a crecer en estos días.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?