Un juez de la Corte, entre los últimos argentinos en volver al país

Un juez de la Corte, entre los últimos argentinos en volver al país

Volvió el sábado y se encuentra cumpliendo una estricta cuarentena. El magistrado estuvo a cargo del Poder Judicial durante la feria de enero y el 10 de marzo viajó a Punta Cana.

Mariano Bustos

Mariano Bustos

Los hechos se desencadenaron de forma precipitada y día tras día fueron aumentando las restricciones hasta llegar al aislamiento social preventivo y obligatorio que hoy rige. En el medio, miles de argentinos que viajaron al exterior quedaron varados en sus destinos con la incógnita de si podrían volver a casa. Entre ellos, aparece el juez de la Suprema Corte de Mendoza, Omar Palermo.

El magistrado tuvo que quedarse en el mes de enero a cargo del Poder Judicial durante la feria de verano y solicitó vacaciones extraordinarias para el mes de marzo. El día 10, tres días después de la Fiesta de la Vendimia, tomó un vuelo a Punta Cana y desde allí fue testigo de como se precipitaron los acontecimientos. Primero el aislamiento voluntario, después el cierre de fronteras y también los vuelos cancelados de distintas aerolíneas.

Finalmente, el sábado aterrizó en Mendoza el avión que lo trajo de vuelta a la provincia y ahora Palermo deberá permanecer 14 días aislado de forma total. "No está saliendo ni a hacer compras", aclaran a MDZ desde el entorno del juez supremo. 

Ya en territorio mendocino, el juez ha tenido que retomar su trabajo de forma remota y ya firmó de forma digital la acordada en pleno de la Corte mediante la cual los siete jueces del máximo tribunal donan el 50% de sus salarios del mes de marzo para solventar gastos de salud pública de la provincia en el marco de la pandemia del coronavirus.

Esa misma acordada invita a jueces, equiparados a magistrados y fiscales a adherir a la iniciativa y proceder a la donación de entre el 25% y el 50% de sus salarios netos para reforzar el sistema sanitario. 

Más allá de la cuarentena obligatoria y los contratiempos que le ha traído el viaje, el juez tuvo la suerte de que su vuelo vía Panamá fue uno de los pocos que no se canceló y pudo llegar a destino sin mayores complicaciones. Distinto ha sido el caso de otros argentinos que aún siguen pidiendo ayuda para volver a casa. Por ejemplo, cientos de ciudadanos que fueron de vacaciones a Perú y hoy se encuentran varados a la espera de un vuelo excepcional que los traiga de regreso.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?