El coronavirus ya está entre nosotros ¿Qué hará Suarez?

El coronavirus ya está entre nosotros ¿Qué hará Suarez?

El gobierno descarta que la cuarentena se extenderá más allá de marzo y se espera el pico de la enfermedad en dos o tres semanas.Hará anuncios económicos entre lunes y martes, aunque no se aplicarán rebajas impositivas. La situación fiscal es crítica y hubo pedido de salvataje a Alberto Fernández.

Marcelo Arce

Marcelo Arce

Con cinco casos, Mendoza entró en la lista de provincias argentinas en registrar casos positivos de coronavirus y era lo esperado. Como es de esperar también que las condiciones de aislamiento para combatir el virus se profundicen.

Por supuesto que nadie en el ministerio de Salud lo puede anticipar con exactitud, pero se prevé que el pico de la enfermedad podría llegar a nosotros en dos o tres semanas como máximo y se descarta que la cuarentena se estirará más allá del 31 de marzo, tal como está prevista hasta el momento.

La experiencia internacional en el combate contra la peste así lo confirma. En China, más precisamente en el epicentro de Wuham, el confinamiento duró más de 50 días y fue muy duro y estricto hasta que, el pasado día 14, el régimen de Xi Jinping comenzó a flexibilizarlo gradualmente.

El pico de la enfermedad llegó recién a un mes de decretada la cuarentena y solo en el momento en que se acható la curva de casos confirmados la población pudo comenzar a salir de su confinamiento muy lentamente. Luego de estas medidas tan restrictivas, en Wuham ya llevan 72 horas sin nuevos contagios.



Si bien las decisiones se toman minuto a minuto, el gobierno de Rodolfo Suarez ya avisora al menos un par de situaciones. Una de ellas está dicha: se descarta que la cuarentena se extenderá mas allá de fin de mes, aunque no se puede anticipar si será más estricta que el “aislamiento social preventivo” que rige desde el viernes.

Es muy probable que así sea y de alguna forma lo anticipó ayer la ministra de Seguridad de la Nación, Sabrina Frederic, cuando no descartó la alternativa de aplicar el estado de sitio en el país ante la realidad de que mucha gente en la país no cumplió con la medida impuesta.

Otro aspecto importante a tener en cuenta. No está establecido cuándo todavía, pero en el corto plazo estaremos ante una situación de shock. Será en el momento en que en la provincia se comiencen a realizar los test que hoy solo se llevan a cabo en el Instituto Malbrán, de Buenos Aires.

El gobierno de Alberto Fernández anunció la descentralización de estos estudios, pero Mendoza deberá esperar para la llegada de esos reactivos: en una primera etapa se optó por hacerlos en las provincias en donde ya existe circulación demostrada del virus.

Lo que se descarta es que, cuando más laboratorios estén capacitados para hacer los estudios, aumentará la cifra de casos positivos. La noticia impactará fuerte entre nosotros, pero servirá también para saber cuál es la magnitud del problema, un diagnóstico que hoy la ministra de Salud, Ana María Nadal, no tiene con precisión.

Cuatro de los cinco casos ya confirmados son importados (en su mayoría brasileros) y anoche a última hora se confirmó que todos los pacientes están en buen estado e internados en el Hospital Central y en el hospital Español. Pero uno de ellos tiene una particularidad: es una mujer de 73 años que se contagió a través de su hijo que vive en Brasil y, de regreso a ese país, confirmó que tenía coronavirus.

Una duda: ese mendocino que vive en Brasil y contagió a la madre ¿Estuvo en cuarentena mientras estuvo en la provincia? No, todavía no se habían aplicado los protocolos para extranjeros en la provincia.

La mujer de 62 años internada en el Hospital Español es también muy significativo. La paciente llegó a la provincia el 13 de marzo después de haber estado en Milán visitando a su hija y de haber recorrido otras ciudades italianas y de haber estado en Barcelona.

Cuando arribó a Mendoza vía Chile, entró en cuarentena luego de haber sido detectada en el aeropuerto y se internó el día 16 cuando comenzó con los síntomas de la enfermedad.

Este sábado, cuando el gobernador confirmó el caso a través de su cuenta de Twitter, una serie de mensajes se viralizaron en los teléfonos de miles de personas alertando sobre la supuesta presencia de la mujer contagiada en un cumpleaños de 15 multitudinario que se hizo el sábado 14 en la Casa del Fundador.

Las autoridades de Salud desmintieron eso e incluso los padres de la chica pusieron a disposición del gobierno la lista de invitados para constatar efectivamente que lo que circulaba por las redes no era verdad.

¿Qué aprendizaje deja la paranoia desatada alrededor de nuestro primer caso? En primer lugar el mensaje es para el gobierno. Ese cumpleaños, como otros que se hicieron ese mismo día y al que también asistieron centenares de personas, fueron permitidos mientras ya se habían tomado la decisión, por caso, de cerrar la actividad en los boliches de Mendoza. Ese fin de semana, en medio de mucha falta de coordinación a nivel oficial, se confirmó que las medidas a medias no funcionan. 

Actuar rápido antes de que se produzca la circulación social del virus, provoca una mejor respuesta del servicio sanitario y baja la tasa de mortalidad. Y, desde ya, también reducirá los contagios.

Pero por el otro lado quedó en claro que las redes sociales funcionan como usinas informativas y en muchos casos son útiles para sacar a la luz algo que un gobierno o los medios de comunicación pueden tener intención de ocultar.

Sin embargo, por lo que observamos hasta aquí, la información que surge por parte de las autoridades nacionales y provinciales con respecto al coronavirus en la Argentina es creíble y se está transmitiendo de manera transparente.

Prácticamente nada de lo que circuló en estas últimas semanas por los whatsapp de Mendoza relacionado con el coronavirus, que generó mucha alarma y preocupación, terminó siendo cierto.

En este escenario, Suarez se prepara para anunciar, entre lunes y martes, una serie de medidas para aliviar la situación del sector privado que ya comenzó a sentir de lleno el impacto económico de la crisis.

No trascendieron demasiados detalles del plan, aunque sí está confirmado que no está previsto por el momento ningún tipo de alivio en las cargas impositivas y que los anuncios pasarán por la reorientación de todo el presupuesto 2020 de la cartera de Economía que conduce Enrique Vaquié, a un salvataje de sectores como el turístico y el comercial, ya muy afectados.

Entre otras medidas, habrán préstamos a tasa subsidiada del Fondo para la Transformación y el Crecimiento, aunque está claro que la provincia tiene poco poder de fuego en ese sentido.

Es muy probable que el plan sean anunciado, pero no entrará en vigencia hasta el fin de la cuarentena. Y además las medidas chocarían contra otra realidad: Suarez necesita que el gobierno nacional flexibilice algunas restricciones para el funcionamiento de los bancos para hacerlas efectivas.

La realidad fiscal de Mendoza es complicadísima. A la caída sostenida en la recaudación de los últimos 20 meses, se le agregó esta crisis cuyos efectos en los ingresos del Estado comenzaremos a ver en abril cuando golpee el cierre de todos los establecimientos turísticos y la baja de persianas en los comercios.

Sin embargo algunos cálculos ya se pueden establecer. Solo por regalías petroleras y por la caída en el precio del barril de petróleo, los ingresos mensuales previstos por el ministerio de Hacienda por $900 millones bajaron a la mitad. Habrá que esperar una disminución aún mayor, cuando comiencen a sentirse los efectos de la baja en la producción de petróleo.

El viernes Lisandro Nieri participó, junto al resto de los ministros de Economía del país, de una videoconferencia que duró casi tres horas y que encabezó la secretaria de Provincias del Ministerio del Interior, Silvina Batakis. Allí el panorama trazado fue más que alarmante.

En febrero, les adelantaron a los ministros, los ingresos de la Nación registraron una caída del 14,7% comparados con el 2019 y tanto el IVA como el impuesto a las Ganancias (los dos tributos más importantes que se coparticipan) tuvieron bajas del 17% y el 18% respectivamente.

Mendoza enfrenta, como el resto de los distritos, una encrucijada de caída estrepitosa de los ingresos por un lado, con una mayor presión sobre el gasto por el otro, como consecuencia de las respuestas que debe dar el Estado al problema del coronavirus.

Lo que le plantearon las provincias a Batakis fue preciso. Para cubrir su déficit, la Nación puede apelar a la emisión y esperan ser beneficiaros de eso. En ese sentido reclaman el reparto de más de $70.000 millones de un fondo de Adelantos del Tesoro Nacional (ATN) que se han acumulado en los últimos años, bajo la amenaza de comenzar a emitir cuasimonedas si no aparece esa ayuda.

Alfredo Cornejo salió a respaldar a Suarez en este planteo. Presentó una propuesta para que, hasta septiembre por lo menos, el Tesoro Nacional destine el 30% de lo recaudado por retenciones a la soja a reforzar los ATN que deberían llegar al interior.

Mendoza por ahora no está en esa situación extrema de emitir cuasimonedas, pero es cuestión de tiempo. Lo que Suarez espera por el momento, como el resto de sus colegas gobernadores, es un salvataje financiero de Alberto Fernández.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?