Tras el apoyo en la campaña, trabajadores del Conicet criticaron duro al gobierno de Alberto Fernández

Tras el apoyo en la campaña, trabajadores del Conicet criticaron duro al gobierno de Alberto Fernández

A través de una carta, firmada por cientos de investigadores de todo el país, reclamaron por la situación salarial y laboral dentro del organismo.

Gonzalo Conti

Gonzalo Conti

Algo inesperado sucedió a pocos meses del inicio de gestión de Alberto Fernández como presidente de la Nación. Se trata de una crítica que no estaba en los planes, ya que provino de trabajadores e investigadores del Conicet, un organismo que se pronunció de manera pública en favor de Fernández previo a las elecciones, haciendo un llamado a votarlo para "mejorar las condiciones salariales y laborales" de todos sus miembros.

En este caso la crítica llegó en forma de carta, dirigida a Roberto Salvarezza, ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, y a Ana Franchi, presidenta del Conicet, a quienes les destacaron el aumento de las becas y los ingresos a las carreras, pero les reclamaron que "no ha habido referencia expresa respecto de revertir la lamentable situación salarial".

La queja, entendible por cierto, parece algo precipitada teniendo en cuenta la corta cantidad de tiempo que lleva el Gobierno nacional en funciones, y sobre todo atendiendo a la crisis económica que atraviesa el país.

En cuanto a la misiva, tiene la firma de cientos de investigadores de los distintos CCT de todo el país, incluidos algunos mendocinos, quienes entre otras cosas, reclamaron por los "los insólitos descuentos de ganancias".

La carta completa 

Entre las primeras medidas del gobierno actual, se anunció el aumento de los estipendios de las becas y, asimismo, el Ministro Dr. Salvarezza ha consignado que se aumentarán los ingresos a carrera y los montos de los proyectos de investigación 2018 que tendrán un incremento que suavice la devaluación que ha sufrido el presupuesto de los mismos. Son acciones que entendemos que ayudarán a devolver solidez a los equipos de investigación a través de la mejora del estipendio de becas; la proyección profesional de quienes cumplieron certeramente el recorrido académico y lo coronarán con el ingreso a carrera y, finalmente, se brindará fluidez a las actividades programadas en los proyectos de investigación aprobados al aumentar los montos.

Por las declaraciones vertidas en distintos medios, en particular de la Dra. Franchi, se ha reconocido el deterioro de los salarios que percibimos quienes integramos la carrera de investigación científica (CIC) resultando que esa merma los ubica entre los más bajos en la región. Desde 2016, en efecto, los aumentos salariales acordados por paritarias a nuestro sector se encuentran muy por debajo de la inflación, sufriendo una pérdida de entre 30% y 40%.

No obstante, vemos con enorme preocupación que no ha habido ninguna referencia expresa respecto de revertir la lamentable situación salarial y ningún gesto de la actual gestión en relación con el tema.

El problema es más grave aún si incluimos en ese cada vez menor salario real, los cada vez más variados requisitos de actividades que debemos adicionar a nuestras funciones. En efecto, cada vez se amplían más los requerimientos a la hora de las evaluaciones y, asimismo, estos no guardan relación con los lineamientos estatutarios que rigen la CIC.

Creemos fundamental expresar a Uds. la complejidad de la situación en la que nos encontramos y la necesidad de contar con un Convenio Colectivo sectorial que contemple la multiplicidad y especificidad de nuestras tareas y responsabilidades.

En esta misma línea, no podemos dejar de mencionar otra expresión feroz que recae sobre nuestros salarios: los insólitos descuentos de ganancias –y no es el momento de volver sobre el particular problema conceptual de considerar el salario como “ganancia”—. Esos descuentos resultan abrumadores y absolutamente desiguales en los ingresos percibidos de un mes a otro a resultas de que, por ejemplo, los salarios de una misma persona pueden tener merma de entre $2000 y $18000. Es una práctica que coloca a quienes trabajamos en la carrera de investigación científica en la más absoluta precariedad en tanto no podemos conocer a ciencia cierta cuál será nuestro haber mensual aun cuando el trabajo sea el mismo todos los meses.

A esta situación se suman al menos tres cuestiones. Una, que el CONICET no ha modificado su política de descuentos de los salarios docentes universitarios cuando superan el magro techo de lo que cobra un titular con dedicación simple. Segunda, el reconocimiento porcentual a la antigüedad en la CIC resulta contradictorio con la consolidación que otorgan los años de trabajo en el sistema científico. Tercera cuestión, los ítems que componen nuestro ingreso incluyen un conjunto de decretos de mejora que no se integran al exiguo salario básico al que deberían estar incorporados.

Finalmente, vemos con enorme preocupación el intento de reducir las jubilaciones y transformar una política que distingue a la Argentina de otras de la región en el reconocimiento a quienes han aportado durante toda su vida.

Por todo esto, quienes suscribimos esta carta, exigimos se incluyan estas situaciones como problemas explícitos para ser resueltos entre las prioridades del sistema científico. Necesitamos que se disponga una real recomposición de nuestros salarios para resolver la inmediatez de nuestra situación y se revisen los ítems que lo integran para mejorarlos; que se examine la pauta de descuentos de ganancias para no infligir mermas tan significativas en un salario por demás magro y avanzar en la conformación de una mesa de trabajo para la concreción de un Convenio Colectivo que establezca con precisión cuáles son las obligaciones y derechos con los que contamos en la particular y específica tarea que desarrollamos.

A la espera de una respuesta favorable a nuestras solicitudes, saludamos a Ud. atte.

Para acceder a la carta y corroborar las firmas, hacer click aquí.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?