Filtrado: el grupo que fue espiado por la CIA en Mendoza para buscar comunistas

Filtrado: el grupo que fue espiado por la CIA en Mendoza para buscar comunistas

La Agencia de Inteligencia de Estados Unidos espió a un grupo de inmigrantes en Mendoza. Fue en épocas donde el espionaje era parte central de la política internacional.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

San Martín 1477, pleno centro. Hoy es una zona comercial por excelencia. Pero hace 70 años funcionaba el taller mecánico de Vico Vukojovic, un inmigrante croata que militaba en el partido comunista y que sin que lo supiera era espiado por la Agencia de Inteligencia de Estados Unidos; la CIA. Lo mismo le ocurría otros inmigrantes de la ex Yugoslavia que son parte de una historia particular.

"Information report, Central Intelligence Agency". Objetivo: investigar a posibles células comunistas en Mendoza. El contexto es, en realidad, lo importante: pleno macartismo, guerra fría y expansión del espionaje internacional. Sí, en Mendoza también. Durante la década del 50 el espionaje internacional también llegó a la provincia de la mano de la CIA. Y la comunidad yugoslava fue parte de esa intromisión. 

Un informe secreto de esa época fue desclasificado junto a otros miles de documentos y allí figura una "minuta" de la actividad de los yugoslavos en la Provincia, incluyendo tendencias políticas, conexiones y hasta lugares de reunión. El documento es corto, pero tiene detalles precisos, incluso sobre la "conversión" política de quienes eran espiados.

Allí, por ejemplo, se explica que los yugoslavos que llegaron a Mendoza eran todos comunistas, pero que finalmente su ímpetu político se desinfló por propia voluntad y por cierta antipatía con el Mariscal Tito. "La colonia yugoslava en la provincia de Mendoza está compuesta en gran parte por croatas de la Costa Dálmata y de la provincia de Lika y Herzegovina. Aunque en 1947 la colonia era comunista, en 1948 la influencia de los comunistas comenzó a disminuir gradualmente por el disgusto al dominio de Tito en Croacia", describe el cable de inteligencia.

En Mendoza, según ese cable, había militantes de distintas corrientes. Y en el documento al que tuvo acceso MDZ figuran los nombres, direcciones y actividades de cada uno. "Los Cominfordistas, cuyos miembros han entrado en el partido comunista argentino. El principal líder de este grupo es Vico Vukojovic, un mecánico, cuya dirección es Calle San Martin 1477, Mendoza", menciona el texto, que está fechado en agosto de 1951. "Los Titoistas, cuyos líderes principales son Esteban Lonchavich y Antonio Medich. Este grupo es el más pequeño entre los grupos políticos yugoslavos en Mendoza", agrega. 

"El Partido Campesino Croata, compuesto mayormente por disidentes Titoistas. Los líderes son Juan Crnadak y Rodolfo Poljak, quienes fueron miembros de este partido cuando estuvieron en Croacia", informa. Incluso el partido más reaccionario tenía arraigo en Mendoza, según los espías de la CIA. "El Partido Ustasha, liderado por Ante Pavelic", menciona.

La guerra fría y ¿Tito en San Juan?

Luego de la segunda guerra mundial la división del mundo "en dos" también generó una guerra de espionaje que no reconocía límites. El macartismo profundizó esa idea y hubo una persecución global "anticomunista". A la Argentina llegaron miles de inmigrantes de Yugoslavia, antes y luego de la segunda guerra mundial. Ese país tenía una tensión particular, pues aunque era comunista, la pelea entre Tito y Stalin generó tensiones diversas.

La mayoría de los inmigrantes que llegaron a Argentina eran croatas. Incluso hay una leyenda que es difícil de desmentir: que el comandante Tito estuvo en el país en su juventud. Una de esas historias lo ubica en La Plata, la capital de Buenos Aires. Pero hay otra más cercana: que quien luego fuera el líder de Yugoslavia estuvo e San Juan. Un grupo grande de inmigrantes estuvo en la vecina provincia a principios del siglo XX y fueron contratados como mano de obra para trabajos duros, como picapedreros, en la apertura de minas y la construcción de caminos. La leyenda dice que Tito estuvo, por ejemplo, en las voladuras que se hicieron en las cuevas de Zonda. 

Lo cierto es que la comunidad croata en Mendoza tiene un fuerte arraigo y ahora se conoce que también había sido espiada desde su llegada. Pero los propios espías de la CIA explican que los comunistas que llegaron a Mendoza se hicieron criollos y al parecer no representaban una amenaza para esa agencia de inteligencia. "El Tito-Stalinismo era el golpe de gracia para la organización comunista yugoslava en Mendoza, y hoy existe solo en papel, como mucho. Además, la gran mayoría de los yugoslavos allí se han vuelto ciudadanos argentinos naturalizados y según se informa no están interesados en mezclarse con políticos internacionales", agrega el documento.

Pero por las dudas, en el texto se menciona con nombre y apellido a quienes eran parte de los archivos de la CIA. "Entre los yugoslavos en Mendoza que dejaron el Partido Comunista se encuentran Juan Crnadak, Rodolfo Poljak, y  Buligovich. Crnadak, quien era el comunista excepcional, renunció a la organización Titoista", detalla. Incluso no se remitieron solo al Gran Mendoza. "Poljak era el presidente del grupo Comunista yugoslavo en San Rafael cuando renunció al partido. Buligovich, un montenegrino, dejó a los comunistas por los monarquistas, cuyos rangos él había desertado previamente", dice el texto.

El documento dejó de ser secreto y fue publicado en un paquete de archivos desclasificados sobre las tareas de la CIA en la región. Es un simple papel, pero incluye parte de la historia del siglo XX de la que Mendoza no fue ajena. 

Traducción: Sasha Capozucca San Martín

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?