Raúl Rufeil: “En un año de recursos escasos, priorizamos lo realmente necesario”

Raúl Rufeil: “En un año de recursos escasos, priorizamos lo realmente necesario”

El intendente de San Martín compartió un balance de sus primeros doce meses de gestión; y explicó que a pesar de una situación financiera delicada y una deuda millonaria, el municipio consiguió hacerle frente a los desafíos. Aquí, una síntesis de lo realizado.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Raúl Rufeil cumple su primer año de gestión al frente de San Martín en un escenario particularmente adverso: la pandemia modificó los planes de los gobernantes pero además, el intendente heredó una situación financiera delicada y una deuda millonaria.

Pese a los contratiempos, Rufeil se puso como meta ordenar las cuentas y a partir de allí, con una mirada federal hacia todo el departamento y en un año de recursos escasos buscó “priorizar lo realmente necesario”.

Como médico, Rufeil entendió la importancia de la cuarentena para minimizar los contagios pero rápidamente, ya en abril, vio la necesidad de reabrir los comercios para no ahogar a la economía y avanzar en una “cuarentena flexible”. Así, San Martín fue pionera en pedir la reapertura de galerías comerciales, reuniones familiares, actividad gastronómica, gimnasios y ha sido uno de los primeros en volver a los espectáculos con público. Con la colaboración de los vecinos, con el comercio abierto y un plan sanitario municipal que incluyó recursos materiales y de personal, San Martín, uno de los departamentos más poblados de la provincia, atravesó el 2020 en equilibrio entre la actividad económica y el cuidado sanitario.

Rufeil en la inauguración de una escuela.

El intendente Rufeil es una persona inquieta, que prefiere el contacto con la gente al despacho y por eso suele salir del Municipio para recorrer el departamento, verificar obras, tareas municipales, visitar barrios y escuchar propuestas e inquietudes de los propios vecinos.

“Lo peor que podemos hacer en este escenario adverso es paralizarnos”, es el mensaje que el intendente baja a su gabinete y así, con un manejo ordenado de los escasos recursos, reprogramó y comenzó a pagar las deudas heredadas, otorgó un aumento de  sueldos del 30% en el año y ha garantizado el depósito de los haberes en tiempo y forma.

Inauguración de agua potable y luminarias en El Espino.

Prioridad de obras

La prioridad de las obras ha estado puesta en comenzar a llevar los servicios básicos de agua y luz a zonas que aún no los tienen: nuevas perforaciones en el sur de Palmira, mayor caudal en zonas de Buen Orden, Alto Verde y El Ramblón, y agua potable para El Espino son algunos ejemplos que han beneficiado a más de 15.000 personas: “Un pozo de agua que arranca es más importante para la salud que lo que puede hacer una clínica”, ha dicho contundente.

Inauguración de una bomba de agua.

Otro tanto ocurre con el alumbrado público: el Municipio ha realizado el recambio de lámparas sodio por led y la instalación de nuevo alumbrado en distintas zonas del departamento. Merece destacarse la iluminación plena con leds del Parque Agnesi. Esto, junto con el mejoramiento progresivo de espacios verdes y plazas, busca que los vecinos recuperen para la familia el uso de esos lugares.

Inauguración de la Plazoleta Independencia.

 En materia de deportes, fue vanguardista y habilitó los natatorios bajo un estricto protocolo sanitario. Las tres primeras competencias de la  temporada de ruta, fueron realizadas en San Martín, congregando un récord en ciclistas. El primer departamento en abrir templos e iglesias, habla de la sensibilidad de un jefe comunal que buscó dar respuestas a los creyentes.

Calles y asfalto

También el Municipio reparó calles y asfaltó otras, tanto en Ciudad como en Palmira, pero también colaboró con Vialidad en el mejoramiento de decenas de kilómetros de caminos rurales, con inversiones millonarias y vitales para el sector productivo de distritos como Montecaseros, Tres Porteñas o Chapanay.

Asfaltado de caminos rurales.

El Pasip consiguió por decreto del gobierno provincial autorización para la comercialización de los terrenos, lo que habilita el viejo sueño de transformarlo en un polo de desarrollo industrial y tecnológico para Palmira y toda la región: “El potencial del Pasip es enorme y finalmente se pone en marcha”, resumió Rufeil luego de las gestiones para destrabar su comercialización.

Además, los empleados municipales –al igual que los proveedores- empezaron a cobrar en tiempo y forma, con significativos aumentos salariales, fruto del paulatino ordenamiento financiero.

A pesar de la pandemia, la cultura tuvo su lugar.

Trabajo en equipo

El jefe comunal cree “en el trabajo en equipo, porque cada uno debe cumplir un rol y por eso esta gestión requiere de una labor conjunta, sin personalismos”, suele decir.

En un año complejo, la capacitación laboral y educativa, el dictado de cursos y talleres, el desarrollo de espectáculos, las exposiciones y entrevistas se mudaron al mundo virtual, pero eso no impidió que la Comuna se adapte y desarrolle más de un centenar de actividades culturales y laborales en 2020, una de las ofertas más amplias de la provincia. “No me olvido de ninguna de las promesas que hicimos en campaña y trabajamos para cumplirlas, con una mirada federal. Ha sido un año complejo, pero vamos por el buen camino”, resumió el intendente durante un análisis de su primer año de gestión.

La sede del municipio. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?