Así fue la última charla entre Jorge Brito y Alberto Fernández

Así fue la última charla entre Jorge Brito y Alberto Fernández

Después de recriminarse cosas mutuamente, acordaron juntarse la semana que viene. El diálogo que se dio de forma telefónica.

MDZ Política

MDZ Política

Jorge Brito, a menos de 48 horas de fallecer, tuvo una charla telefónica con el presidente Alberto Fernández donde le expuso su oposición al aporte extraordinario.

Según se supo, el presidente le objetó sus declaraciones al portal Infobae donde comentó que podía haber una “rebelión fiscal sin precedentes” y le reclamó nunca haber presentado una propuesta superadora. Supuestamente, quedaron en encontrarse la semana que viene, pero la muerte del banquero terminó con esos planes.

Brito, junto a otros empresarios, había cuestionado el proyecto de ley redactado por Máximo Kirchner y Carlos Heller. El mayor cuestionamiento era que este discrimina a las empresas nacionales respecto a las multinacionales, ya que el impuesto alcanza solo a argentinos y no a dueños extranjeros.

Desde el gobierno sostuvieron que, de presentarse una propuesta alternativa que permitiera recaudar los mismo fondos, la considerarían. Pero las versiones varían respecto a por qué nunca se presentó un nuevo proyecto.

Los cercanos a la discusión aseguran que es una muestra más de la realidad argentina: una desconexión entre el sector político y los empresarios. Si Brito y Fernández, que son considerados dos dialoguistas de sus respectivos sectores no pudieron ponerse de acuerdo, la relación entre los extremos de ambos lados es imposible.

Brito tuvo una relación que varió con el kirchnerismo. En 2003 Néstor Kirchner denunció en el programa de Mirtha Legrand que existía un grupo de banqueros que conspiraban contra él. Aunque no lo nombró, muchos medios consideraron que hablaba de Jorge Brito.

Sin embargo, el banquero se acercó al presidente y el banco se expandió los años siguientes. La llegada de Cristina a la presidencia generó que Brito perdiera influencia en el círculo de poder político, pero no en el financiero.

Entonces, Brito se acercó a dos personas importantes: Amado Boudou y Sergio Massa. Por su intermedio limo un poco las asperezas.

El banquero estuvo a punto de conseguir un acuerdo con los fondos buitres en 2014, pero la presidenta no lo quiso porque dijo que estaba hecho a medida de los intereses de los bancos. Ahí fue el punto de quiebre entre los dos.

La llegada de Alberto Fernández volvió a tender puentes y recuperó el diálogo. De hecho, el presidente lo despidió por twitter de la siguiente manera: 

La última charla entre Brito y el presidente es una muestra real de la relación entre los empresarios y el peronismo: es cada vez más difícil encontrar acuerdos. Desde ambos lados culpan al otro de todos los males. Desde el empresariado ven una ofensiva chavista, desde el kirchnerismo creen que son los que maltratan al presidente.

Según una fuente: “No se van a poner de acuerdo si hablan del pasado porque solo hay heridas mutuas acumuladas. Tampoco si hablan del presente porque es un momento de escasez en los que todos tiran para su lado. Tal vez puedan ser socios si empiezan a hablar del futuro. Pero eso, hoy, está muy lejano”.

Fuente: Infobae

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?