El mimado de Alberto: la enorme fortuna que recibió Axel Kicillof

El mimado de Alberto: la enorme fortuna que recibió Axel Kicillof

La provincia de Buenos Aires viene recibiendo muchísimos más recursos económicos para combatir la pandemia de coronavirus que el resto de las jurisdicciones del país.

MDZ Política

MDZ Política

Más allá de las crisis coyunturales o las justificaciones económicas y demográficas, la pandemia de coronavirus viene ratificando una situación que se repite en la Argentina al menos desde el regreso de la democracia: la enorme cantidad de atención que recibe la provincia de Buenos Aires en comparación con las demás jurisdicciones del país.

Si bien es debatible en algunos aspectos, como los fondos de coparticipación, el territorio bonaerense (o mejor dicho, su conurbano) representa una enorme "aspiradora" de recursos que toda gestión nacional se encarga de alimentar, especialmente cuando hay grandes afinidades entre los signos políticos de ambas administraciones. Es lo que está sucediendo con Axel Kicillof, que desde diciembre del año pasado se transformó en el gobernador "preferido" del presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, por lo que esta relación estrecha tiene su correlato en el reparto de dinero para combatir la pandemia.

Uno de los ejemplos es la masa de recursos que la Nación distribuyó para ampliar la capacidad de camas de terapia intensiva en distintas provincias. Según un informe del periodista Pablo Fernández Blanco en el canal LN+, hasta septiembre pasado el Gobierno nacional invirtió en este rubro un total de 2.467.877.276 pesos, de los cuales 1.870.910.207 pesos fueron para la provincia de Buenos Aires, es decir, el 75,8% de todo lo que se gastó a nivel país.

A nivel comparativo, 46.593.609 pesos se invirtieron en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), o sea 1,9% del total nacional, mientras que solo 27.103.405 pesos se destinaron a Mendoza (1,1%). De hecho, los mendocinos recibieron menos dinero que Chaco, Córdoba y Santa Fe, mientras que solo estuvieron por encima de Salta.

"No hay nada que explique dentro de la macroeconomía ni de los datos demográficos, un desvío tan grande", señaló Fernández Blanco.

De todos modos, desde el oficialismo dieron dos motivos para justificar estas enormes diferencias, añadió el periodista: "Dicen que siguieron este criterio en donde tenían la posibilidad de aumentar las camas de terapia intensiva más rápido. Además, la Ciudad de Buenos Aires estaba mejor que la provincia de Buenos Aires en términos de infraestructura y culparon a las 'deficiencias' de la gestión anterior de María Eugenia Vidal".

Otra variable que evidencia este desequilibrio es el reparto de los primeros test PCR que fueron donados por China a comienzos de la pandemia: de las 215.000 unidades que arribaron al país, la provincia de Buenos Aires recibió 58.500. Mendoza, en este caso, se quedó solamente con 3.400 test.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?