De Marchi empieza a sentirse incómodo en el frente de Cornejo

De Marchi empieza a sentirse incómodo en el frente de Cornejo

El gobernador y los intendentes que le responden evitaron invitarlo el viernes a una reunión donde se volvió a hablar de desdoblamiento electoral. En represalia, hoy el macrismo local amenaza con poner en crisis la coalición "Cambia Mendoza", que integra junto a la UCR y otros partidos. El intendente de Luján volvió a insistir este lunes en la unificación de los comicios y advirtió que el gobernador podría construir este año "cinco escuelas" con lo que se gastará en las elecciones provinciales separadas de la Nación.

Omar de Marchi no oculta su enojo. El viernes, Alfredo Cornejo difundió oficialmente una reunión con los intendentes del frente Cambia Mendoza a la que él no fue invitado.

No le había pasado hasta ahora. El teléfono le sonó al intendente de Luján tres horas después del encuentro. Un colega importante del radicalismo le avisaba que se había realizado la reunión, sin él. Pero ese gesto no alcanzó para mitigar su molestia. "No me invitan porque pienso distinto", razonó el intendente de Luján.

Habrá que seguir de cerca los pasos de De Marchi y ver qué efectos produce su diferencia con Cornejo y los intendentes radicales en la continuidad del frente Cambia Mendoza, que lo ignoró abiertamente por primera vez. Por ahora se descarta el portazo, pero el intendente de Luján se muestra incómodo y está dispuesto a tensar más la cuerda.

No le cae bien al presidente del PRO en Mendoza que el gobernador repita cada vez que puede que lo más probable es que bendiga a un candidato radical. Este latiguillo le cierra la puerta a él, a pesar de ser un socio político del frente cornejista.

La represalia del precandidato podría generar complicaciones en la refundación del frente que llevó a Cornejo a la victoria electoral en 2015. Los frentes concluyen jurídicamente después de cada elección y tres de las principales figuras radicales (Cornejo, Rodolfo Suárez y Tadeo García Salazar) están trabajando para mantener en 2019 junto al radicalismo a los mismos partidos que lo acompañaron hasta ahora.

El PRO de De Marchi seguramente mantendrá la unidad con la UCR a nivel nacional en Cambiemos. Pero de repente, en el partido amarillo hay quien advierte que se debería revisar algunas cuestiones de Cambia Mendoza. Por ejemplo, si los partidos que están en contra del Gobierno Nacional pueden seguir en este armado. Ya se sabe en este sentido que el massismo y Libres del Sur, por ejemplo, no están a favor de Macri.

Es irónico el comentario de De Marchi respecto de las gestiones radicales para ratificar el frente electoral provincial: "Lo celebramos, porque nosotros venimos pidiendo reuniones hace dos años", dice el intendente de Luján.

La advertencia del macrismo mendocino deviene del conflicto por la fecha de las elecciones. El viernes pasado, el gobernador eligió mandar el mensaje más claro de que desdoblará los comicios provinciales de los nacionales, como pide el grueso de los intendentes propios.

Esos intendentes creen que el gobernador anunciará el desdoblamiento esta semana, antes de viajar a Estados Unidos. De Marchi, en sintonía con macristas como María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, prefiere la unificación con el comicio nacional. Pero está casi resignado a que en Mendoza se votará en forma separada, el 9 de junio (PASO) y el 29 de setiembre (generales).

Al cálculo de votos que hacen los radicales (temen que Macri los perjudique en las urnas), De Marchi antepone un argumento "institucional": dice que lo realmente importante en Mendoza es cambiar la herramienta electoral.

"La boleta única torna irrelevante el desdoblamiento", asegura. Y acusa a Cornejo de "mantener la lista sábana", lo cual desvirtúa otros cambios. "Ha eliminado las colectoras pero queda la lista sábana, que es un vicio y no permite que se exprese la voluntad real de la gente", afirma.

Hay más. Si desdobla Cornejo, la Provincia tiene que pagar la elección. Ha calculado De Marchi que el gasto del Gobierno provincial será de 300 millones de pesos. Más otros 70 u 80 millones en boletas sábana, porque el sistema actual obliga a imprimir varios padrones.

"Con los 300 millones de pesos que se pueden ahorrar, se podrían construir diez comisarías y cinco escuelas nuevas", avisa De Marchi. La va a pelear hasta el final, aunque parezca una causa perdida.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?