De Marchi vs Suarez: la estrategia, el rol de Macri y un premio consuelo

De Marchi vs Suarez: la estrategia, el rol de Macri y un premio consuelo

En el marco de las tensiones que existen a nivel nacional entre los integrantes de Cambiemos, el presidente del PRO y el presidente de la UCR se enfrentarían en las urnas en junio. Un duelo que será seguido de cerca por dirigentes de todo el país y en el que el PRO puede perder e igual salir ganando.

Atrás quedó el trabajo a fuego lento que Rodolfo Suárez y Omar De Marchi desarrollaron el año pasado y en las últimas semanas comenzaron a poner toda la carne en el asador. Las estrategias en esta interna son absolutamente opuestas y ambos confían en imponerse en las urnas en las próximas elecciones primarias. Incluso, en el PRO saben que aún perdiendo tienen mucho por ganar.

A nivel nacional la relación entre el PRO y la UCR es cada vez más tensa. La imagen del presidente Mauricio Macri sigue bajando y los radicales tomaron el resultado de la interna en La Pampa como una muestra del peso de su partido. En base a eso, aumentaron sus demandas y aspiraciones en el armado de las listas de cara a las elecciones. Tanto es así que no son pocos los que se ilusionan con tener un candidato a presidente radical.

En el marco de esa puja, Mendoza aparece como una isla que todos quieren conquistar. La tierra de Alfredo Cornejo está constitucionalmente obligada a cambiar de gobernador y en política no siempre dos más dos es cuatro. Si bien el intendente de ciudad Rodolfo Suarez fue elegido por Cornejo para continuar las políticas provinciales de los últimos cuatro años, el lujanino Omar De Marchi no parece dispuesto a declinar sus propias aspiraciones. Al igual que el radicalismo pide cancha en todo el país, en Mendoza el PRO también reclama lo propio.

De Marchi y Cornejo tienen cosas en común. Ambos han tenido que convivir dentro de un frente liderado por otro color político y durante cuatro años moderaron sus palabras y disimularon -uno mejor que el otro- sus intenciones. Mientras que por un lado Cornejo se enoja porque el intendente del PRO lo fuerza a una interna en Mendoza desconociendo el deseo del gobernador, a nivel nacional la UCR hace lo mismo y pelea por presentar un candidato propio en las presidenciales.

La diferencia es que aquí Cornejo no puede ir por la reelección y en su lugar postuló a Rodolfo Suarez. Pero Suarez no es Cornejo y De Marchi lo sabe.

Una derrota por poco margen seguiría siendo un triunfo para el lujanino. Las elecciones primarias en Mendoza son en junio, dos meses antes de las PASO nacionales. Si el PRO tiene un buen resultado, recuperará parte del oxígeno que por estos días parece faltarle. En La Pampa la UCR venció al PRO gracias a peronistas que votaron al radical Daniel Kroneberger dándole el triunfo sobre el macrista Carlos Mac Allister. En Mendoza De Marchi ha tejido lazos con el PJ que le permiten aspirar a que aquí ocurra lo contrario.

Pero más allá de la vidriera nacional, una buena elección interna de De Marchi obligaría a repartir las listas de legisladores provinciales y concejales entre militantes del PRO y la UCR. Así, el partido de Mauricio Macri podría ganar peso político en Mendoza aún perdiendo las PASO.

En el radicalismo toman la jugada del lujanino como una osadía casi suicida. Confían ciegamente en la buena imagen que Cornejo tiene en Mendoza y entienden que si Suarez hace campaña junto al actual gobernador, aplastará en las urnas a quién se le ponga enfrente. En el partido centenario ponen como ejemplo el "caso Najul" de las elecciones legislativas del 2017. En aquel entonces la exministra de Salud Claudia Najul era una desconocida para la mayoría de los mendocinos, pero se impuso con claridad en las elecciones gracias a que la campaña tomó como eje al gobernador. En otras palabras, ganó por ser la candidata de Cornejo y eso estiman que pasará con un menos desconocido Rodolfo Suarez.

En la vereda de enfrente, De Marchi apuesta sus fichas a una estrategia distinta. Para el intendente la población vota personas y no partidos. "Muchos intendentes creen que tienen la vaca atada, pero los partidos políticos ya no son tan trascendentes como antes", sostienen desde su entorno. Si bien aún no se han mostrado las cartas, el plan es sorprender con los candidatos a intendentes y tentar al votante como una versión mejoradora del último gobierno provincial. La incógnita es cómo jugará la imagen de Macri en la campaña de De Marchi.

El lujanino se ha jactado de ser el único "macrista de primera hora", pero si la situación económica no mejora y la aprobación del presidente sigue en baja esa etiqueta podría sentenciarlo.

Falta camino por recorrer

Más allá de las especulaciones y deseos, lo cierto es que el frente Cambia Mendoza aún no se ha conformado como tal. Es decir, no solo no se ha determinado cómo se distribuirán las mayorías y minorías en las listas, sino que tampoco está confirmado que el PRO y la UCR renovarán su alianza.

El horno político sigue aumentando de temperatura pero todavía queda tiempo para que llegue al punto de cocción.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?