Nieri: "Suspender las elecciones es una opción que planteamos"

Nieri: "Suspender las elecciones es una opción que planteamos"

El ministro de Gobierno reconoció que el Poder Ejecutivo hizo este pedido a la Corte. Tal como reveló <b>MDZ Online</b> ayer, en la respuesta oficial a una medida cautelar presentada por el PJ, el Gobierno plantea que la Corte debería posponer los comicios en San Martín, San Rafael, Tunuyán y Lavalle hasta que se resuelva la constitucionalidad o no del decreto de Cornejo que limitó las reelecciones. Por qué fue recusado el ministro Adaro.

"Es una opción que planteamos", reconoció este mediodía el ministro de Gobierno Lisandro Nieri. De esta manera, el Poder Ejecutivo ratificó el adelanto que dio ayer a la tarde MDZ: hay un pedido oficial a la Corte de suspensión de las elecciones en los cuatro departamentos peronistas que adelantaron los comicios.

Los intendentes de esos departamentos (Jorge Gimenez, Emir Félix, Martín Aveiro y Roberto Righi) son quienes han pedido a la Corte que declare inconstitucional la promulgación de la enmienda del artículo 198 de la Carta Magna, que limita la reelección de los jefes comunales.

El decreto de Alfredo Cornejo impediría que estos cuatro justicialistas vayan por otra reelección en los comicios de este año. Pero la medida cautelar presentada por ellos genera un escenario ambiguo: la posibilidad de que queden provisoriamente habilitados para hacerlo.

Es lo que el Gobierno quiere evitar: "Si la cautelar les permitiera a los intendentes participar en la elección y luego la Corte determinara que no corresponde el pedido de inconstitucionalidad, habría probablemente un mandato otorgado a quien no podría hacerlo", razonó Nieri.

Y agregó: "Entonces, decimos que se le de urgente trámite al pedido de inconstitucionalidad y recién luego de eso tener las elecciones".

El pedido de suspensión de los comicios en cuatro departamentos no tiene antecedentes en Mendoza y el Gobierno tuvo que acudir a un caso de Santiago del Estero para defenderlo.

El hecho data de 2013, año en la Corte Suprema de Justicia frenó la elección en la que el gobernador Gerardo Zamora iba por su tercera reelección.

La Corte Nacional decidió esto porque conceder la cautelar que había presentado la UCR (lo cual le impedía a Zamora competir) era tan grave como no darla y facilitar el acceso del gobernador a otro mandato sin definir antes si era constitucional o no. Por eso el alto tribunal de la Nación decidió frenar el comicio y darle a la causa "trámite sumarísimo de acción de amparo".

El Gobierno provincial cree que en Mendoza se está dando un caso idéntico al de Santiago del Estero y por eso quema las naves. La suspensión de las elecciones en cuatro departamentos es, de todos modos, el último punto de la respuesta a la cautelar del PJ. Un último recurso.

Antes que eso, el Ejecutivo prefiere que la Sala Segunda de la Corte rechace la cautelar. Pero tiene dudas sobre la imparcialidad de uno de sus miembros: Mario Adaro.

Adaro fue recusado por "su activa participación en el tema cuando era ministro del gobernador Celso Jaque" y por sus vínculos con uno de los intendentes afectados por la promulgación de Cornejo: Gimenez.

El texto oficial dice que Adaro "anticipó opinión sobre el litigio" antes de ser juez. Pero hay más: el Gobierno lo acusa de "tener frecuencia de trato" y "una amistad íntima" con el intendente de San Martín. Incluso señala que Gimenez "abogó por él" en el PJ cuando se discutía su designación como ministro de la Corte.

La cautelar del PJ, a ojos del Gobierno, además tiene un problema de "improponibilidad" porque los actores "no son ni siquiera precandidatos". Otro argumento oficial es que los propios intendentes "autogeneraron" las demoras que ahora los tiene preocupados, porque adelantaron los comicios y a la vez presentaron la cautelar en la Corte recién a fines de enero.

Más allá de los argumentos jurídicos, el Ejecutivo insistió hoy en el consenso político generalizado para limitar las reelecciones de los intendentes y hasta desempolvó un acta de 2006 en la que Gimenez y el hermano de Emir Félix (Omar) apoyaban como jefes comunales una reforma constitucional sin reelecciones indefinidas.

La perlita fue que en aquella acta faltaba una firma importante: la de Righi, quien ya era intendente de Lavalle por entonces y aparentemente no tenía la intención de ponerse límites.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?