García Zalazar: "Es hora de cuidar el agua, pero de verdad"

García Zalazar: "Es hora de cuidar el agua, pero de verdad"

El intendente de Godoy Cruz se expresó a través de un escrito sentando su postura frente a la jornada conflictiva que se vivió ayer en nuestra provincia con motivo de las manifestaciones en contra de la promulgación de las modificaciones a la ley 7722.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

A continuación, el comunicado que difundió el equipo de prensa del cacique comunal de Godoy Cruz, en total apoyo a la promulgación de las modificaciones a la ley 7722.

Nuestra provincia está sufriendo la temporada más seca de los últimos 46 años como consecuencia de la escasa cantidad de precipitaciones y dentro de un marco de crisis hídrica que se ha extendido ya por 10 años. Esta situación no ha impedido el riego de las zonas agrícolas que ocupa casi el 90% del recurso disponible pese a que todavía utilizamos métodos del siglo 19 con el consecuente derroche que esto significa.

La falta de agua en Mendoza no es un hecho aislado, es consecuencia directa del cambio climático que trae aparejado aumento de la desertificación, la acidificación, el crecimiento de los mares y océanos, sequías, huracanes entre otras cosas.

Cualquier debate sobre política ambiental y defensa de los recursos naturales no puede reducirse a aprobar o no una técnica de exploración o a limitar y prohibir determinada actividad económica a partir de su demonización porque al fin y al cabo termina siendo una discusión chiquita, parcial, amañada por intereses sectoriales y oportunista.

Es imprescindible elevar el nivel de la discusión y empezar a pensar cómo hacemos una ciudad, una provincia y un mundo más sustentable y que modelos vamos a aplicar para conseguirlo.

Para nosotros el futuro no debe estar basado en los combustibles fósiles. Debemos proyectar ciudades con menos emisiones de carbono y para eso es imprescindible potenciar la utilización de energías limpias y generar políticas a largo plazo para conseguir la neutralidad de las emisiones, dado que son la principal influencia negativa en el cambio climático.

La provincia debe trabajar en ese camino, incorporando energías limpias, reemplazando de forma gradual la flota de vehículos oficiales de combustión a eléctricos, ampliando la restricción en el uso del plástico, avanzando en la separación y clasificación de residuos, aumentando la cantidad de km de ciclovías y duplicando la cantidad de espacios verdes en todo el territorio, entre otras medidas.

Acciones concretas y no voluntarismo verbal, ¿de eso se trata no? Porque de nada sirve rasgarse las vestiduras en pos del ambiente y el cuidado del agua mientras en la vida cotidiana seguimos haciendo lo contrario.

La reforma de la ley 7722 reavivo un debate en la provincia que estuvo oculto bajo la alfombra durante 12 años. Por qué esa norma nunca se ocupó de cuidar el agua, su única función fue limitar y prohibir una actividad económica que con los controles necesarios puede generar muchos puestos de trabajo y renovar la matriz productiva en la provincia.

Los cambios introducidos en la ley no solo brindan una oportunidad para la industria minera, sino que nos da la chance de empezar a reflexionar profundamente sobre cómo cuidar y hacer más eficiente el uso del agua en Mendoza.

Todas las opiniones y los análisis son valiosos si se realizan con la amplitud necesaria y no agrandan la grieta. Debemos buscar el modelo de desarrollo que cada departamento necesita para que Mendoza comience a crecer. El desafío es hacer minería con controles exhaustivos donde haya licencia social.

Los mendocinos eligieron en octubre un modelo productivo más diversificado. El Gobernador fue muy claro en todos los debates y siempre habló con la verdad al respecto. El turismo y la vendimia no van a generar por sí solos, los puestos de trabajo que Mendoza necesita. Por eso la matriz productiva provincial se debe sostener en la vitivinicultura, pero también en los hidrocarburos, la agricultura, la minería, el turismo y la Economía del Conocimiento.

La ciudadanía está pidiendo señales claras que permitan la generación de empleo, las medidas paliativas solo sirven si hay un norte basado en nuevos puestos de trabajo.

Siempre se puede seguir mejorando la regulación y hacer más eficiente la revisión de las normas sobre la calidad del agua y la contaminación de los acuíferos con una amplia participación del sector académico, y la sociedad civil. Ellos deben ser los garantes del cumplimiento de la ley.

Hoy está de moda levantar una bandera a favor del ambiente y a algunos les sirve para rascar un poco del protagonismo perdido, pero como ciudadanos debemos tener pautas propias de cambio cultural para que esto no quede solo en la consigna.

Soñamos con un mundo ambientalmente sustentable y debemos trabajar en consecuencia. Desde el municipio de Godoy Cruz tenemos un Plan de Acción Climática, monitoreado por la Red de Municipios Frente al Cambio Climático (se logró la reducción del 21% de emisiones de Gases de Efecto Invernadero).

A ese Plan le estamos sumando medidas específicas para colaborar con la eficiencia hídrica como es la impermeabilización de los cauces que atraviesan el Departamento y la micro medición de consumo de agua en todos los edificios públicos.

Es hora de cuidar el agua de Mendoza y nuestro planeta, pero es hora de hacerlo de verdad.

Tadeo García Zalazar

Intendente de Godoy Cruz

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?