Maltrato infantil en Santa Cruz

La aberrante justificación que utilizaba un padre para torturar a su hijo de 8 años

En las últimas horas se conoció un estremecedor hecho en el que un nene de 8 años fue rescatado de condiciones de tortura y abandono. La frase que utilizaba el padre para justificar los maltratos.

MDZ Policiales
MDZ Policiales martes, 2 de abril de 2024 · 20:30 hs
La aberrante justificación que utilizaba un padre para torturar a su hijo de 8 años
El lugar donde ocurrieron las torturas y los maltratos Foto: La Opinión Austral

En la localidad de Las Heras, Santa Cruz, un estremecedor caso de maltrato infantil conmocionó a la comunidad. Un niño de 8 años fue rescatado en condiciones de extremo abandono, revelando un escenario de horror que dejó a todos consternados. Lo más alarmante es el aberrante argumento que utilizó el acusado para justificar los maltratos infligidos al menor.

Según informes locales, durante mucho tiempo, cuando alguien se acercaba a preguntar por qué el niño lloraba tanto, el padre daba una respuesta desconcertante: "No hace la tarea". Esta respuesta insólita dejó perplejos a quienes conocieron el caso, revelando el grado de desprecio y crueldad con el que el agresor trataba a su propio hijo.

El acusado de torturar a su hijo de 8 años. Foto: La Opinión Austral.

El menor, quien ahora se encuentra bajo la protección de la Justicia, vivió un verdadero calvario, como lo confirman los análisis médicos que revelan lesiones de larga data. La denuncia surgió tras una pelea entre el propietario de la vivienda y el acusado, quien alquilaba la casa en la que vivían padre e hijo.

A pesar de que la abuela del menor había denunciado previamente agresiones verbales y dificultades para ver a su nieto, no se habían tomado medidas efectivas. Además, aunque el padre alegaba que castigaba al niño por no hacer la tarea, se desconoce si el menor estaba escolarizado.

El menor vivía en condiciones de abandono y maltrato físico. Foto: La Opinión Austral.

El acusado enfrenta cargos por "tentativa de homicidio" debido a la gravedad de las lesiones sufridas por el niño. Según informes de La Opinión Austral, padre e hijo vivían en condiciones precarias, en una casa construida con chapas y sin baño.

Además, se mencionó la posibilidad de problemas psiquiátricos por parte del acusado, según declaraciones de su propia madre. El juez Eduardo Quelín, titular del Juzgado de Instrucción Penal N° 1, está a cargo del caso.


 

Archivado en