Mendoza

Macumbas, una bruja y un oscuro deseo: comenzó el juicio del médico asesinado

León Burela fue encontrado con cuatro tiros en el sillón de su casa. Si bien su propia esposa y una parapsicóloga están imputadas por el crimen, otros elementos de magia negra realizados contra la fiscal que investiga el caso llamaron la atención de la sociedad.

Ángeles Balderrama
Ángeles Balderrama lunes, 19 de septiembre de 2022 · 13:00 hs
Macumbas, una bruja y un oscuro deseo: comenzó el juicio del médico asesinado
José Burela y su esposa, quien está imputada por homicidio agravado por el vínculo.

Era la mañana del 15 de abril de 2019, cuando León Domingo Burela (64) fue encontrado sentado en el sillón de su casa con cuatro tiros en el cuello. Aunque al inicio se pensó que podía tratarse de un suicidio, la escena del crimen habló: una casa desordenada y puertas abiertas hicieron sospechar a los investigadores. Al inicio se detuvo a su esposa, Elizabeth Ventura, pero una amiga parapsicóloga identificada como Mónica Castro también fue vinculada al caso. ¿El motivo? En los allanamientos se encontraron "macumbas" y elementos relacionados a la magia negra.

Burela era médico jubilado y vivía en la manzana D, casa 17, del barro Kolton, en Las Heras. El hombre era padre de dos adolescentes y, durante el mes de abril de ese año se estaba recuperando de una operación. El 15 de abril por la mañana estaba solo y fue hallado con cuatro tiros en la zona del cuello. Pero algo llamó la atención de los investigadores: la casa estaba desordenada y las puertas estaban abiertas.

Estos dos elementos comenzaron a levantar sospechas ya que el médico tenía una obsesión por la seguridad luego de vivir un violento episodio que marcó su vida: cinco años antes, en 2014, tres sujetos lo redujeron en su hogar y, antes de irse, uno de ellos le apuntó con un arma y le dijo algo que lo cambió para siempre. "A mí me mandaron a matarte y si te digo quién es, te caés de culo".

Mónica Castro, la parapsicóloga vinculada al caso.

Por este motivo, cada vez que alguien salía de su casa, él siempre se encargaba de cerrar todas las puertas. Sin embargo, ese 15 de abril las puertas estaban abiertas. En medio del misterio, los vecinos escucharon detonaciones y hasta afirmaron ver a una persona salir del lugar.

Con el resultado de la necropsia practicada al cuerpo de Burela, las investigaciones realizadas en la escena del crimen, el análisis de las cámaras de seguridad de la zona y una serie de testimonios, en octubre de ese mismo año fue detenida su esposa, Elizabeth Ventura, y una amiga parapsicóloga identificada como Mónica Castro.

Pese a que la esposa de Burela había relatado que ese día salió a comprar y cuando llegó ya había arribado la policía a su casa, los allanamientos fueron suficientes para levantar sospechas. Allí, encontraron elementos relacionados con magia negra, los cuales tradicionalmente se llaman "macumbas".

En concreto, los pesquisas encontraron trabajos oscuros sobre la foto de la fiscal Claudia Ríos, quien investigaba el homicidio, en las cuales se pedía que sufriera un accidente, así como también sobre los investigadores. También guardaban notas periodísticas sobre el caso.

Esas pruebas se sumaron a otra clave: una llamada telefónica entre las dos sospechosas que fue intervenida. "¿Por qué no le contás que mandaste a matar a tu marido?", le dijo la "bruja" a la viuda.

Con una sumatoria de pistas, ambas mujeres fueron detenidas e imputadas en la causa (homicidio agravado por el vínculo para la esposa y partícipe necesaria para la parapsicóloga) y finalmente, este lunes comenzó el juicio en su contra.  

Archivado en