Caso Burela: la "bruja" y la viuda muy cerca del juicio por jurados

Caso Burela: la "bruja" y la viuda muy cerca del juicio por jurados

Este miércoles, el proceso en el que se investiga el crimen del médico asesinado a balazos en el barrio Kolton registró un avance clave. El juez Fernando Martínez resolvió la elevación a juicio de la causa. Y con ello, Elizabeth Ventura y Mónica Castro quedan al borde de enfrentar un jurado popular.

Facundo García

Facundo García

Dos mujeres acusadas de mandar a matar a un hombre. Dos hermanos de la víctima que buscan justicia. Macumbas con la foto de la fiscal y de los investigadores, más un sicario que todavía anda por la calle. Esos son algunos de los ingredientes que tiene el caso Burela y que seguramente saldrán a la luz durante los debates que están a punto de comenzar luego de que el juez Fernando Martínez dictara este miércoles la elevación a juicio de la causa. 

El proceso por jurados podría iniciarse en la primera mitad de 2021 y las acusaciones serán las mismas que se conocen hasta ahora. Elizabeth Ventura (52), la viuda del fallecido, fue imputada por homicidio agravado por el vínculo. Por otro lado, la parapsicóloga Mónica Castro (54) está sindicada como partícipe necesaria en el crimen: para la fiscalía, puede haber sido el "nexo" para contactarse con el sicario que disparó contra "Mingo" Burela. Con esta carátula, las detenidas arriesgan prisión perpetua

Ahora la fiscal Claudia Ríos considera que la instrucción está terminada y el juez Martínez dio el visto bueno para que sean 12 mendocinos y mendocinas los que juzguen la culpabilidad o inocencia de las dos mujeres. Habrá algunos meses de plazo por si la defensa quiere presentar algún recurso. Pero la próxima vez que se vean las caras, es probable que las partes estén frente a un jurado popular.

Dos hermanos y un sicario 

En tanto, los hermanos de "Mingo" Burela, José Raúl y José Miguel, han sentado precedente en la provincia al constituirse como querellantes. El hecho de que se los considere "parte afectada" a pesar de no ser pareja, padres ni hijos del hombre asesinado marca un antes y un después en Mendoza y le suma otra característica notable al caso. 

"Hemos pensado mucho en nuestro hermano este año. Él era médico. Su presencia hubiese sido determinante en esta época de pandemia. Y queremos que se haga justicia para que él descanse en paz, más allá de las deslealtades de todo tipo que han rodeado su muerte", contó en diálogo con MDZ uno de los hermanos, José Raúl

Los hermanos Burela: el fallecido "Mingo" (con lentes), Raúl en el medio y José Miguel a la derecha.

Encontrar la verdad

El médico jubilado León Domingo "Mingo" Burela (64) vivía con su familia en el Barrio Kolton de Las Heras. Fue asesinado de cuatro tiros a las 10.30 del 15 de abril de 2019. Aquella mañana, el atacante no se llevó prácticamente ningún objeto de valor, y ultimó al hombre mientras este estaba sentado viendo la televisión: ingresó por sorpresa, sin forzar las puertas y con la posible anuencia de alguien conocido.

"Me mandaron a matarte. Y si te digo quién es, te caés de culo"

Pero esas no son las únicas pistas. Cinco años antes del crimen, el 11 de febrero de 2014, Burela había enfrentado una situación premonitoria. Al menos 3 sujetos lo redujeron en su hogar; y antes de irse, uno de los intrusos le apuntó con su arma y le reveló: “A mí me mandaron a matarte, y si te digo quién es, te caés de culo”. Tal fue, palabra por palabra, la frase que recordó Burela al hacer la denuncia policial.

Esa vuelta zafó. Pero aquel día de abril de 2019, en cambio, Burela no llegó a contarla. Mientras a él le pegaban los cuatro plomazos, su esposa Elizabeth Ventura estaba fuera de casa, haciendo gimnasia.  Al principio se creyó que había sido un asalto, pero tras comprobar que no faltaban cosas en la vivienda y que había algunas contradicciones en el testimonio de la esposa, los investigadores decidieron ponerse a escuchar las llamadas telefónicas que hacía la mujer.

Ahí descubrieron que, en una de las charlas con la parapsicóloga Mónica Castro, se hacía mención al crimen. En medio de una llamada, los detectives oyeron una áspera pregunta

—¿Por qué no le contás que mandaste a matar a tu marido?— oyeron que Castro le decía a Ventura.

A partir de esos indicios, el 10 de octubre de 2019 las mujeres fueron detenidas. La hipótesis de la Fiscalía es que contrataron al sicario para que ingresara por la puerta –cosa muy difícil sin ayuda, puesto que Burela era un “fanático” de la seguridad-; y luego lo acribillara.

La fiscal Ríos.

En los allanamientos aparecieron brujerías de diverso tipo. Entre ellas, fotos de la fiscal Ríos en las que se "pedía" que sufriera un accidente.

Como a Ventura, a Castro se le aplicó prisión preventiva, pero tras los últimos movimientos en el expediente -pandemia mediante- la "bruja" pasó a cumplirla en su domicilio, ya que es grupo de riesgo. 

Se desconoce dónde está el sicario, aunque se lo sigue buscando. En ese sentido, el testimonio de ambas imputadas quizá eche luz sobre el sitio donde se esconde. Cuando el debate arranque, con la exposición de los abogados, la palabra de los protagonistas y la atención del jurado, es de esperar que se conozcan nuevos detalles.

  • ¿Aportes? ¿Otra perspectiva? Puede escribir a fgarcia@mdzol.com
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?