Vinculación de causas y tecnología, las claves para esclarecer los últimos femicidios en Mendoza

Vinculación de causas y tecnología, las claves para esclarecer los últimos femicidios en Mendoza

Los femicidios de Agostina Trigo en San Martín y de María Pía Persia en Ciudad, dieron pasos importantes hacia el esclarecimiento gracias a la vinculación con otras causas y a la utilización de las herramientas tecnológicas. Detalles de los casos.

Ariel Cubells

Ariel Cubells

Uno de los casos demandó poco más de una semana, el otro solo dos días. Los pesquisas en ambos expedientes echaron mano a otras causas y a la tecnología, y así encaminaron dos investigaciones por hechos que conmocionan a Mendoza: los femicidios de Agostina Trigo (22) y María Pía Persia (49). 

Dos mujeres asesinadas en contextos diferentes, con dos hombres acusados y con pruebas en su contra casi irrefutables. 

Desaparición, misterio y un triste desenlace en el Este 

Agostina Trigo salió de su casa de San Martín en la noche del 3 de julio pasado, por un aparente ofrecimiento de trabajo como niñera. La joven necesitaba emplearse y a través de las redes sociales buscaba alguna posibilidad. Por este medio la contactaron y la engañaron. 

Aquel domingo le dijo a su familia que salía para encontrarse con un hombre que le daría el trabajo, y hasta les avisó cuando tomaba el micro y llegaba a la plaza de Buen Orden, distrito sanmartiniano. Fue lo último que se supo de ella con vida. 

Horas después llegó la denuncia en la comisaría por su paradero y su foto se empezó a publicar en los medios de comunicación solicitando información. A tres días de su desaparición, llegó la noticia que nadie quería dar: el cuerpo de esta joven madre -tenía un hijo de 4 años- fue descubierto en un galpón abandonado en calle Robert y Carril Norte. 

Tenía puñaladas en la espalda y golpes  y llevaba varias horas fallecida. Como se sabía que había estado buscando trabajo por las redes, los detectives comenzaron a indagar entre sus conocidos y sus recientes contactos. Hasta el momento no se encontró el celular de Agostina, pero con su número los policías de la División de Delitos Tecnológicos lograron clonarlo para arrancar a investigar. 

Tras la autopsia, del cuerpo de la chica rescataron material genético de un posible agresor. Eran restos de piel, cabellos y semen. 

El paso siguiente de los sabuesos era saber de quién era ese perfil. Dos días después del hallazgo de los restos de Agostina hubo un detenido, sospechoso tras revisar las redes, al que rápidamente imputaron para sacarle sangre y cotejar los ADN. El resultado fue negativo, por lo que había que empezar de nuevo. 

Agostina Trigo. 

La tarea de esclarecimiento parecía ponerse cada vez más complicada, sin embargo, el presunto femicida se delató solo. Diego Armando Caballero (35), detenido el viernes, venía siendo investigado desde hacía un tiempo en San Martín por un hecho con tintes sexuales contra un menor. 

Lo habían denunciado y él, aparentemente, buscó vengarse. Con la cuenta de Facebook de Trigo contactó a los parientes de la joven y comenzó a mencionar a un hombre como el responsable de la muerte. Ese hombre era quien lo había denunciado en la causa contra la menor de edad, el padre de ella, precisamente. 

Una vez que la familia de Agostina recibió esas comunicaciones, se lo hicieron saber a sus abogados, y estos a los fiscales Martín Scatareggi y Oscar Sívori. Los pesquisas rastrearon la denuncia de abuso contra la niña e identificaron al acusado, que rápidamente se transformó en sospechoso del femicidio. 

El viernes de la semana pasada se ordenó un allanamiento en la casa de Caballero, donde la Policía halló un papel con el número de la chica muerta y un mensaje que decía "busca trabajo". Pruebas para detenerlo , imputarlo y extraerle sangre para un nuevo cotejo, que esta vez dio positivo con los rastros que había en el cuerpo de la víctima. A esta conclusión se llegó luego de la utilización del sistema del Registro de Huellas Genéticas Digitalizadas del Ministerio Público Fiscal. 

Caballero, condenado en 2011 a 5 años de prisión por robo agravado por el uso de arma con privación ilegítima de la libertad, quedó imputado por femicidio -con pena única de perpetua- y por abuso simple, por la causa que se lo investigaba con anterioridad. De esta manera el caso Agostina, cuyo móvil sería sexual, dio un paso clave hacia el esclarecimiento aunque no está cerrado, ya que no descartan más involucrados que podrían haber sido cómplices del acusado para engañar a la joven

Conmoción en Ciudad y prueba contundente 

Mucho más cerca en el tiempo y con un principio de resolución casi inmediato, los investigadores del Gran Mendoza durante el fin de semana debieron abocarse al crimen de María Pía Persia, la arquitecta y artista plástica de Buenos Aires que se radicó en la provincia hace unos meses y que se encontraba remodelando su casa de la Sexta Sección, en Joaquín V. González y Olascoaga. 

Justamente para esos trabajos de refacción contrató a un grupo de albañiles, y uno de ellos hoy es el sospechoso de estrangularla y matarla. 

A la mujer la encontraron muerta el sábado pasado en la mañana. El cadáver no presentaba lesiones visibles y el desorden en la propiedad era el típico para un lugar en plena remodelación. La autopsia cambió el curso del caso, porque los peritos confirmaron que la profesional perdió la vida por un estrangulamiento. 

Con la premura que exige un asesinato, la Policía revisó el inmueble y advirtió que había un pedazo de tela tirado. Ese elemento se transformó en el "arma" homicida y de el extrajeron material genético. 

María Pía. 

En esta oportunidad no hizo falta ni siquiera sacarle sangre al acusado. Su perfil ya estaba en la base de datos de los imputados en Mendoza -estrenada en 2017- y dio "match positivo" con el trozo de tela. Francisco Pinavaria (22), uno de los obreros que trabajaba para la víctima, fue arrestado este martes en Las Heras, en una zona donde además las antenas de telefonía celular habían percibido actividad con el número de la arquitecta. 

El albañil imputado. 

El aparato no ha sido hallado, y los sabuesos especulan que este era el objetivo del asesino. Pero como esta hipótesis aún no está firme, la imputación para el joven detenido es la de femicidio. Los detectives deberán precisar el móvil del hecho, pero mientras, trabajan tranquilos teniendo prácticamente la certeza de que ya lograron capturar al presunto autor. 

Registro Provincial de Huellas Genéticas Digitalizadas

En mayo de 2017, el entonces gobernador Alfredo Cornejo inauguró el Registro Provincial de Huellas Genéticas Digitalizadas y el nuevo Laboratorio de Genética Forense. Esta herramienta busca contribuir al esclarecimiento de los hechos criminales, particularmente en la individualización de las personas responsables, además de ayudar a identificar y determinar el paradero de personas extraviadas, desaparecidas o fallecidas, a discriminar las huellas de todo individuo que interviene en el lugar del hecho y a determinar posible contaminación biológica de la evidencia.

Con esto, Mendoza se transformó en la primera provincia en tener un archivo de datos donde se registran perfiles genéticos de imputados y condenados por delitos penales.

El sistema CODIS

Un año más tarde, en octubre de 2018, la provincia también presentó el sistema CODIS, programa creado por el FBI para investigación criminal. La iniciativa se utiliza en más de 1.600 laboratorios de genética forense del mundo.

Este mecanismo comprende tres niveles de información: sistemas de índice de ADN locales (LDIS), donde se originan los perfiles genéticos; sistemas de índice de ADN estatales (SDIS), que permiten a los laboratorios de un mismo estado compartir información; y el sistema de índice de ADN nacional (NDIS), que le sirve a los estados para comparar información entre ellos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?