El caso del abogado que denunció un robo y fue acusado de falso testimonio

El caso del abogado que denunció un robo y fue acusado de falso testimonio

Un abogado denunció a un albañil por el robo de una camioneta. Con la investigación se comprobó que no se trató de un robo y el letrado quedó imputado por falso testimonio.

Gabriela Guilló

Gabriela Guilló

Un abogado denunció a un albañil por haberse quedado con una furgoneta que era de su propiedad. La investigación demostró que el hombre le había comprado el vehículo y el letrado fue imputado por falso testimonio. La causa sigue y ahora la defensa pidió la nulidad del careo realizado entre ambos, pero la Justicia se lo negó.

José Isaías Malah es el abogado que en marzo de 2014 puso en venta en una agencia su furgoneta Renault Master. Un albañil oriundo de Bolivia, identificado como Cruz Pinto, la vio en la agencia y la compró en efectivo.

De acuerdo a Pinto, el dinero se lo entregó al dueño de la agencia ($140 mil) pero al parecer, la plata nunca llegó a manos del abogado.

Malah entonces fue a la Justicia y dio una versión algo contradictoria de los hechos. En un principio indicó que le había prestado el rodado al albañil cuando realizaba un trabajo en su casa y que el hombre nunca se lo devolvió. En ese momento el trabajador habría tenido intenciones de comprar el rodado pero nunca concretó la operación.

En su declaración nunca habló de la agencia ni dijo que había puesto en venta su rodado. Debido a esto, Pinto fue citado a declarar, sospechado del robo.

Pinto, junto a su abogado, Sergio Carreño, llegaron a la audiencia con abultadas pruebas a su favor. El trabajador tenía en su poder los papeles donde constaba la compra del rodado y el seguro del vehículo. Es más, hasta un empleado de la empresa aseguradora declaró a favor del Pinto y dijo que el rodado había sido asegurado en la agencia donde lo tenían a la venta.

"Esto es como una lucha de clases, se juntó un abogado educado en universidades privadas y del otro lado un albañil, inmigrante, que no sabe leer ni escribir, pero que con su honestidad demostró cuál es la verdad", dijo en su alegato Carreño.

En la causa se realizó un careo entre las partes donde Pinto logró demostrar que había comprado el rodado en la agencia y tenía los papeles que así lo demostraban. Malah no logró refutar los alegatos del hombre.

Debido a esto, el juez Víctor Comeglio sobreseyó al albañil y le devolvieron el rodado. Pero las cosas comenzaron a complicarse para el abogado, quien si bien llegó a la Justicia siendo la supuesta víctima, se convirtió en el victimario, ya que el fiscal Juan Ticheli lo imputó por falso testimonio agravado, un delito que contempla hasta 10 años de prisión e inhabilitación absoluta para ejercer su profesión.

A pesar de que han pasado 8 años del hecho, la causa avanza y esta semana la Justicia rechazó el pedido de nulidad del careo solicitado por la defensa de Malah, por lo que está cerca de ir a juicio.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?