Maipú

Emotivo y heroico: no llegaban los Bomberos y policías rescataron a un perro que estaba ahogándose

El trágico episodio se transformó en una esperanzadora noticia, luego de que policías decidieran lanzarse a un canal y salvar al animal que estaba muriéndose. Ante la falta de dueños, tuvieron una conmovedora idea.

Ángeles Balderrama
Ángeles Balderrama lunes, 26 de diciembre de 2022 · 20:00 hs
Emotivo y heroico: no llegaban los Bomberos y policías rescataron a un perro que estaba ahogándose
Policía de Maipú logró rescatar a un animal antes de que muriera

El domingo por la mañana un llamado al 911 alertó sobre un angustiante hecho: un perro había caído en un canal de Maipú y estaba muy agotado de pelear contra la corriente. Luego de desplazarse personal policial al lugar, solo faltaba esperar la llegada de Bomberos. Sin embargo, la demora generó que se tomara una medida por fuera de cualquier protocolo y las mujeres policías se lanzaron para rescatarlo.

A primera hora de la mañana del domingo de Navidad, personal policial de la Subcomisaría Lunlunta fue desplazado hasta el margen del canal Chachingo, en donde un perro casi moribundo se encontraba resistiendo el embate de la corriente del agua fría. Según precisiones de los policías, el animal había pasado toda la noche dentro de ese canal, presumiendo que podría haberse caído tras quedar en shock por el sonido de la pirotecnia, durante la noche del 24 de diciembre.

Las policías que se acercaron observaron que el perro tenía pocas fuerzas, no lloraba y estaba casi moribundo. En ese contexto, alertaron al personal de Bomberos del hecho, pero estos últimos manifestaron que estaban extremadamente demorados porque se encontraban realizando otras labores.

Al notar que el perro no iba a poder resistir más tiempo debido a que temblaba de frío y estaba siendo arrastrado por la corriente, las mujeres policías no dudaron más y decidieron rescatarlo ellas mismas. Se lanzaron al canal, caminaron unos metros y lograron atraparlo.

Ya en brazos de una de las efectivos, lo secaron, le dieron calor, y trataron de ubicar a algún vecino que indicaran quien podría ser el dueño, tarea que no dio frutos.

Tras algunas horas de recuperación, el perro volvió a jugar y, debido a la falta de dueños, la Subcomisaría Lunlunta decidió darle una oportunidad y adoptarlo.

"Ahora la dependencia tiene un nuevo integrante entre sus filas", explicaron a MDZ fuentes policiales.

El nuevo integrante de la fuerza policial.

 

Archivado en