Un preso se cosió la boca: dice que fue golpeado y abusado por órdenes del director

Un preso se cosió la boca: dice que fue golpeado y abusado por órdenes del director

La acción se enmarca como método de protesta ante la situación que vive tras denunciar la venta de estupefacientes en el penal. "Me ultrajaron, me metieron el dedo en el ano haciéndome orinar encima, me estrangularon y dejaron inconsciente".

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Un preso del penal de San Nicolás denunció la venta de drogas y los efectivos penitenciarios lo golpearon brutalmente. Según el relato del interno, como no le daban de comer, se cosió la boca en forma de protesta.

El recluso se llama Leonardo y, junto a su compañero Daniel, denunció la venta de estupefacientes dentro del penal de San Nicolás. Sin embargo, tras la confesión, la Justicia decidió trasladarlos para evitar que sus vidas corran peligro.

Según el relato, a Leonardo le habían entregado la droga para venderla dentro de la penitenciaría, pero los demás reclusos y los penitenciarios lo acusaron de haberlas consumido. Además, los vendedores de droga le propinaron una terrible golpiza. Toda la situación se produjo luego de mostrar a Crónica Tv cómo se vendían estupefacientes en los pabellones.

Leonardo había sido beneficiado con prisión domiciliaria, pero luego de dar la nota para la televisión, se la revocaron. En tanto, denunció que los guardia cárceles lo habían mandado a violar y ultrajar de miles de maneras aberrantes.

El hombre se cosió la boca en forma de protesta.

Por el momento, la Justicia no allanó el complejo penitenciario ni investigó al supuesto personal corrupto. El hombre, por su parte, se cosió la boca como un gesto de "huelga de hambre" luego de que el director, Joaquín Ferreira, lo sacara del pabellón en el que se encontraba. 

"Desde el pabellón 12 me habían amenazado de que no podía hablar con el juzgado o con los medios", dijo Leonardo. Sobre el director Ferreira expresó: "Él fue el ordenó que me roben el celular, que me mataran a golpes y que me den pinchazos. Me ultrajaron, me metieron el dedo en el ano haciéndome orinar encima, me estrangularon y dejaron inconsciente", relató el preso.

"Le conté a los encargados y me dijeron que solo recibían órdenes", agregó.

Por su parte, la madre del detenido habló sobre el abuso que vive su hijo y dijo: "No quieren que se sepa nada de lo que está pasando ahí adentro. Mi hijo vino a vivir a mi casa y desde ahí comenzó toda la persecución. Él era adicto y le ofrecieron para vender, pero se la consumió. Ahí le armaron una causa de robo y lo metieron".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?