Caso Kruk: panorama difícil para el único acusado tras la tragedia

Caso Kruk: panorama difícil para el único acusado tras la tragedia

Ayer se retomaron las audiencias en el juicio relacionado con uno de los accidentes más dolorosos que vivió Mendoza. El único imputado de la causa, José Caccia, está en problemas tras peritajes que certificaron que al momento de atropellar a los niños de 3 y 7 años iba a 72 km/h o más. ¿Qué sigue?

MDZ Policiales

MDZ Policiales

La Costanera de Mendoza sigue siendo uno de los sitios donde se producen más accidentes fatales. Hay, no obstante, un hecho que para muchos marcó un antes y un después: el de la muerte, el 14 diciembre de 2018, de Abril (7) y Agustín Kruk (3), quienes fueron atropellados en medio de una cadena de negligencias que involucró a varios conductores. Ayer se retomó el juicio por este caso, y la situación del único imputado se tornó especialmente difícil. 

José Caccia -el hombre que embistió a los niños y a su madre, Carla Pagliarici- conducía un Ford Fairlane en el momento de la tragedia. De acuerdo a los peritajes que están incluidos en el expediente, iba a por lo menos 72 kilómetros por hora. Y no frenó cuando los acontecimientos se precipitaron en las inmediaciones de Matienzo y Costanera.

Caccia transitaba en su viejo coche con rumbo norte, justamente por Costanera. Al llegar al puente de Matienzo, cerca de la zona límite entre Ciudad, Guaymallén y Las Heras, se enfrentó con un cuadro complejo: un camión "se mandó" a cruzar de modo perpendicular la autovía y otro coche cuyo conductor estaba borracho se metió en el medio. 

El lugar donde se produjo el hecho.

El acusado hizo una maniobra que lo terminó ubicando en el sitio por donde iban Pagliarici y sus hijos, que volvían de una plaza cercana. Se los llevó puestos a los tres. En consecuencia, lo imputaron por homicidio simple, delito que tiene una pena de entre 8 y 25 años de prisión. 

"Problemas de visión"

Los abogados que representan a Caccia intentarán atenuar su responsabilidad a partir de una supuesta falla en su visión, lo que le habría impedido divisar a las víctimas.

Se supone que al hombre no le responde bien el ojo izquierdo. Para Pagliarici, la mamá sobreviviente, esas presuntas dolencias no son más que una estrategia para evitar el alcance de la Ley. Durante la primera semana de agosto se realizarán los alegatos finales y luego vendrá la sentencia.

Carla Pagliarici junto a sus hijos, que fallecieron a causa del incidente.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?