Al grito de "asesinos": así llegaron los policías que mataron a Lucas

Al grito de "asesinos": así llegaron los policías que mataron a Lucas

Durante la mañana de este martes se realizó la reconstrucción del crimen del futbolista asesinado por efectivos de la Policía de la Ciudad.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Los tres policías detenidos y procesados por el homicidio de Lucas González participaron hoy de la reconstrucción del crimen que se les imputa en el barrio de Barracas, donde al ser bajados del camión de traslado los vecinos les gritaron: "Asesinos".

Se trata del inspector Gabriel Isassi, el oficial mayor Fabián López y el oficial José Nievas, los tres miembros de la División Sumarios y Brigadas de la Comuna 4 de la Policía de la Ciudad que ayer quedaron procesados con prisión preventiva por el "homicidio doblemente agravado por alevosía y por ser cometido por policías abusando de sus funciones" de González (17).

Los tres bajaron de una furgoneta blanca del Servicio Penitenciario Federal (SPF) a las 10.50, esposados, con una fuerte custodia, y protegidos con casco y chaleco antibalas; y quedaron a unos diez metros, separados por el bulevar de la avenida Iriarte, de los tres chicos sobrevivientes que realizaron más temprano una primera etapa de la diligencia. Los tres imputados, además, tenían barbijo de color celeste.

"¡Asesinos!" y "¡que paguen lo que tengan que pagar!", fueron los gritos con los que los vecinos recibieron a los imputados.

Además de los tres policías procesados se encontraban los seis integrantes de la fuerza de seguridad porteña acusados de encubrimiento, quienes descendieron esposados, con barbijos, pero sin cascos, de una camioneta de la Policía Federal Argentina (PFA) encargada de los traslados desde la Alcaidía donde se encuentran detenidos.

Estos mismos efectivos también estuvieron presentes, siempre con custodia y alejados de las víctimas, en el tercer momento de la reconstrucción, en la intersección de las calles Pedriel y Alvarado.

Un procesamiento histórico

Para Gregorio Dalbón, el abogado de la familia de Lucas González y de los tres sobrevivientes de ese hecho, aseguró hoy que "es histórico" que en 16 días se haya pasado de tener un supuesto enfrentamiento con delincuentes, que no lo eran, a un procesamiento con tres policías con prisión preventiva por el caso.

"Quiero recordarles que hace 16 días decían que había un enfrentamiento. No hubo ningún enfrentamiento, no vamos a hacer ninguna acción contra los que lo dijeron porque pudieron haberse confundidos por el juez de Menores (Alejandro Rodolfo Cilleruelo), al que espero que destituyan mañana, porque ese juez dejó preso a los chicos y libres a los policías", dijo Dalbón.

Por su parte, el padre del adolescente que manejaba el auto en el que viajaba Lucas el día del hecho contó que "fue un día difícil" para ellos ya que "los chicos tuvieron que revivir el momento en el que perdieron a su amigo", pero que "en todo momento llevaron adelante toda la reconstrucción".

"Los quisimos tener apartados, pero ellos tenían la fuerza de ir adelante, en búsqueda de una verdad. Se portaron como unos campeones y dieron una demostración de grandeza para que se haga justicia por Lucas", señaló el hombre y agregó: "Mi hijo contó con lujo de detalles cómo lo encerraron, cómo salió él. Cosas que se acordó estando en la escena".

Sobre las responsabilidades de los tres policías que dispararon en el hecho, Dalbón dijo: "La jurisprudencia de la Corte Suprema dice que no importa de quién salieron los tiros. Ese día, en ese lugar, había tres policías que estaban tirando y cuatro chicos que estaban en un auto. En este caso se consideran coautores a todos los que tiraron. Eran súper profesionales y sabían lo que hacían".

Además consideró que los policías "mataron por odio y por algo que se llama racismo" y sobre ese punto indicó: "Les decían villeros, negros de mierda y ese tipo de situación amerita que también se analice la cuestión de la discriminación."

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?