La crónica dibujada del juicio del que habló el mundo

La crónica dibujada del juicio del que habló el mundo

Un ilustrador realizó los dibujos del juicio de Nicolás Gil Pereg, el "hombre gato" que fue encontrado culpable de asesinar a su madre y a su tía y enterrarlas en el fondo de su casa.

MDZ Policiales

MDZ Policiales

Los dibujos que se hacen en los juicios no son una novedad. Si bien en el país, y sobre todo en la provincia, no es algo habitual, si cuentan con una larga historia en otros países como Estados Unidos. El principal objetivo es que por medio de las ilustraciones queden captados gestos, miradas y hasta el lenguaje corporal que para un simple observador pasarían desapercibidos.

Los dibujos de los alegatos de la fiscalía

En Mendoza, el ilustrador Damián Pérez Santos fue el encargado de llevar al papel las caras de los protagonistas del juicio que tuvo repercusión nacional: el de Nicolás Gil Pereg, a quien muchos tildaron como "el hombre gato". Pérez Santos durante ochos días estuvo encargado de registrar cada uno de los movimientos de el imputado, los jueces y abogados que participaron del debate.

Pereg en el centro mientras maúlla

Gil Pereg fue condenado el 3 de noviembre a prisión perpetua luego de que un jurado popular lo encontrara culpable del crimen de su madre Lily y de su tía Phyria Saroussy. A pesar de los esfuerzos de la defensa para que sea declarado inimputable, el jurado decidió por unanimidad que el hombre de 40 años que supo maullar durante las audiencias, podía responder por sus hechos. 

Los defensores y la jueza 

El crimen

Los cuerpos de Lily Pereg y Phyria Saroussy fueron encontrados en un sector en construcción en la propiedad que alquilaba Pereg. Los cuerpos estaban enterrados y tapados con madera, piedras y tierra a dos metros de profundidad. 

El momento en el que le piden a Pereg salir de la sala

La tía fue asesinada por asfixia, mientras que a la madre la ultimó de tres tiros.

La defensa trata de que sea declarado inimputable

El otro juicio ilustrado

Otro debate que contó con ilustraciones es el de Leonardo Hisa por el crimen de su esposa, Nora Carleti, quien fue asesinada de 55 puñaladas en Tunuyán. En un principio muchos pensaron que había sido un robo, pero el ensañamiento y el hecho de que no faltaran objetos de valor en su domicilio abrió la ventana a otra posibilidad: que fuera un femicidio por encargo.

Por el hecho un jurado popular encontró culpable al hombre y fue condenado a perpetua.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?