Exclusivo: así son las estafas por modalidad debin/credin

Exclusivo: así son las estafas por modalidad debin/credin

MDZ accedió a un documento exclusivo en donde queda reflejada la operatoria de estos criminales. Por qué la ciber seguridad es una batalla perdida en la ciudad de Mar del Plata.

José Luis Jacobo

José Luis Jacobo

La fiscalía general de Mar del Plata, al frente de la cual se encuentra Fabián Uriel Fernández Garello le ha comunicado a los juzgados de dicho departamento judicial que no envíen denuncias de delitos informáticos, ya que la falta de personal calificado hace imposible llevar adelante investigaciones en este tipo de crímenes. Así, cientos de estafas quedan impunes a diario.

El ciberdelito es la estrella del momento y, aunque pudiera parecer que se trata de una modalidad “limpia” —ya que no implica violencia ni un eventual derramamiento de sangre—, ésta es una apreciación relativa: por lo general, el blanco de este tipo de estafas son personas mayores, a las cuales les “chupan” las claves y luego usan esa información para tomar créditos y luego saquear los fondos disponibles. Este tipo de casos se dan a diario y, ahora, no existe la más mínima posibilidad de que sean esclarecidos.

En 2019, la fiscalía general de Mar del Plata articuló una publicación en el diario La Capital en donde se promocionaba una supuesta línea de defensa frente al cibercrimen, presentando a los peritos informáticos Santiago Trigo y a la abogada Sabrina Lampert quienes, supuestamente, estarían poniendo a este tipo de estafadores bajo acoso como actores por parte del estado. Parece que la realidad, es distinta.

Uno de los casos que se conoció de manera reciente es el de Matilde A, una vecina del puerto de Mar del Plata que cobraba haberes a través del BIND. Cuando uno de sus hijos revisó su cuenta, notó que todos los meses se le descontaban $1200 en conceptos de cuotas de un crédito que ella jamás tomó. Ante esto, él y sus hermanos aunaron esfuerzos y pagaron íntegramente la deuda, cerraron la cuenta y mudaron el servicio de pago de haberes jubilatorios a una cuenta del BAPRO. Un mes después, le hicieron exactamente la misma operación, esta vez en el Banco de la Provincia de Buenos Aires. Cuando fueron a reclamar airadamente, sólo obtuvieron como respuesta la sugerencia de aplicar un «Stop Debit».

No es descabellado pensar que, amén de la debilidad de los sistemas informáticos de los bancos, exista una fuga de datos por parte de las instituciones del estado. Habría que preguntarse e investigar quién, a través de la base de datos del ANSES, hace fluir la información.

Otro método que utilizan estos delincuentes es el de simular una compra haciendo aparecer como cuenta originante del pago a la cuenta receptora, mediante la modalidad DEBIN/CREDIN. El relato de los delincuentes es que se aprestan a hacer una compra importante cuyo monto es de dos millones de pesos o más, pero que primero necesitan hacer una operación, mediante la modalidad DEBIN, por 99 mil. En el caso de la ciudad de Mar del Plata, muchos casos de estos llamados fraudulentos se reciben desde la provincia de Córdoba. El video que exponemos en exclusiva para MDZ tiene la particularidad de que, quien había sido elegido como víctima para la operación, un comerciante a cargo de un corralón de materiales, al darse cuenta de la maniobra, decidió grabar toda la conversación.

Es increíble que, luego de una larga negociación, cuando los estafadores advierten que están jugando con ellos, se quejan, diciéndole al comerciante «y si sabías, ¿para qué nos hacés perder el tiempo?».

Es el mundo del revés, y no como en la canción de María Elena Walsh.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?