Opinión: Una economista K defiende el impuesto a los bancos

Opinión: Una economista K defiende el impuesto a los bancos

La economista Amalia Granata defiende el proyecto para duplicar el ingresos brutos a los bancos mientras dure la crisis sanitaria.

Redacción MDZ Online

Por Amalia Granata / Economista

Los bancos han ganado sistemáticamente todos los años, aún en tiempos de crisis los bancos ganan. Hoy con la profunda crisis mundial que estamos viviendo como consecuencia de pandemia producida por el coronaviris COVID-19, es necesario que los bancos hagan un aporte, y que el aporte no sea exponerse a mayor riesgo sino que el aporte sea una verdadera distribución de ganancias.

Sabemos, que en casi ningún caso, ese aporte sería voluntario, por eso necesitamos de instrumentos, como una ley que conduzcan los fondos. En este sentido el proyecto propuesto por la Senadora Nacional Fernández Sagasti y presentado por la Diputada Laura Soto es un instrumento válido para reconducir aportes desde el sector financiero concentrado hacia el necesidades de miles de mendocinos y mendocinas que padecen a diario las consecuencias de una crisis. Un proyecto que obtiene fuerza, con el comunicado A6192 del Banco Central que prohibe el incremento de comisiones bancarias por lo que mayores costos impositivos al sistema financiero no pueden trasladarse a los usuarios.

Las ganancias de los bancos se acumulan como si las crisis no sucedieran para ellos. Mientras el país creció a altas tasas, los bancos ganaron mucho; cuando el país entro en recesión en los últimos años siguieron ganando. En 2019 las 9 entidades bancarias principales de la argentina sumaron ganancias por $217.000 millones de pesos, un 109% mas que en 2018 y en 2018 ganaron 172.106 millones un 121,5% mas que en 2017, por lo que oponerse a limitar las ganancias de los bancos en crisis como estas es inaceptable. 

Hoy el mundo, nuestros país y por supuesto también los miles de mendocinos y mendocinas esta inmersos en una crisis histórica producto de la pandemia del coronavirus COVID-19, crisis sanitaria que esta llegado a casi 4 millones de contagiados en todo el mundo, que está dejando más de 300.000 muertes, que no se sabe aún cuando va a acabar. Lo que sí sabemos es que va a dejar una economía muy castigada; según el FM la crisis puede ser mayor a la del 2008, la economía mundial va a caer un 3%, la economía argentina un 5,7%, el desempleo en nuestro país alcance un 11% y la pobreza seguirá creciendo. De allí la importancia extrema de que un sector con grandes ganancias acumuladas haga un aporte para paliar esta situación.

 

En nuestro país la situación es más compleja porque ya estábamos inmersos en una recesión, el país cayó 3 de los cuatro años de gestión anterior, el PBI tuvo una caída 4% en términos reales entre 2015 y 2019, la tasa de desocupación al 9%, el 43,3% de la industria parada, caída de los ingresos del 18%, inflación acumulada del 290% y una deuda externa insostenible que llegó al 89% del PBI, pero los banco ganaron.

En un nuestra provincia la situación es muy crítica, la caída de la actividad ha sido mayor a la caída nacional, la recaudación tributaria ha caída 25% en los últimos y en los últimos meses se ha venido a pique, según los propios funcionarios del gobierno están en riesgos el pago de salarios de los próximos meses. 

Es momento que los bancos limiten su ganancia en función del beneficio de la mayoría de la sociedad y que cumpla una de sus principales funciones: de ser palanca para potenciar el sector productivo; no como en los último años que ganaron a costas de la especulación financiera y la crítica situación incobrabilidad de las empresas y familias a quienes cobraban tasas de interés del 100%, ahogada por la baja reales de sus salarios, los tarifazos y el desempleo.

Por todo lo expuesto, oponerse a limitar las ganancias de los bancos en crisis como estas es inaceptable. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?