Cuatro ejercicios perfectos para mejorar el equilibrio

Cuatro ejercicios perfectos para mejorar el equilibrio

Gana mayor estabilidad en tu día a día, con una sencilla rutina de ejercicios.

Napsix

Hacer ejercicio no sólo nos trae múltiples beneficios a nivel estético al fortalecer músculos y bajar de peso, también nos ayuda a conseguir mayor estabilidad y equilibrio corporal que, a su vez, contribuye a que tengamos un mejor estado para afrontar las actividades de cada día. 

Si bien el equilibrio es un elemento fundamental para llevar a cabo cualquier movimiento, a la hora de entrenar se suele pasar por alto. Según Planet Fitness, “ejercitar el sentido del equilibrio puede ayudarte a mejorar tu postura, impulsar el rendimiento atlético, proteger tus articulaciones y disminuir los riesgos de sufrir caídas”.

Los ejercicios que están dirigidos a entrenar el equilibrio, aumentan la conciencia kinestésica, que es la capacidad que se tiene de comprender dónde se encuentra el cuerpo en el espacio y cómo moverlo en consecuencia. Si estás interesado en sumar un entrenamiento centrado en el equilibrio, traemos una serie de ejercicios que te serán muy útiles.

Ejercicios para entrenar el equilibrio

  • Elevación de talones

Para realizar este primer ejercicio, debes pararte con los pies separados según el ancho de cadera. Para sumar complejidad puedes levantar los brazos a los costados para que el cuerpo se asemeje a una "T". Seguidamente, levanta los talones y mantenlos despegados del piso durante unos segundos antes de volver a apoyarlos. Puedes repetir el movimiento 10 veces.

  • Equilibrio sobre una pierna

Este ejercicio consiste en pararte sobre una sola pierna por el tiempo que puedas. Lo mejor es que puedes realizar este movimiento siempre que estés parado durante largos períodos de tiempo, haciendo alguna actividad como, por ejemplo, lavar los platos. Luego, repite con la otra pierna. 

  • Equilibrio sobre una pierna, más movimiento

Para sumar más trabajo de equilibrio, al levantar la pierna puedes moverla de un lado hacia el otro, o en círculos. Mantén esta posición el mayor tiempo posible y luego repítela del otro lado. De esta forma estarás desarrollando lentamente tu resistencia y duración de estabilidad.

  • Pararse en un crunch

También debes mantenerte parado para llevar a cabo este ejercicio. Mientras dejas la planta de un pie apoyada en el suelo, intenta levantar la otra hacia adelante hasta que quede a un ángulo de 90 grados. Posteriormente, haz un crunch hacia adelante y cierra las manos debajo de la pierna elevada. Luego, repites el ejercicio con la otra pierna y realizas al menos 10 con cada una.

Recuerda realizarte chequeos médicos siempre antes de comenzar a hacer ejercicio físico o rutinas de fuerza. Asimismo consultar con un profesional que supervise tu rutina y haga seguimiento de la misma.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?