Qué hacer cuando la humedad afecta a los techos de madera

Qué hacer cuando la humedad afecta a los techos de madera

Previene con estos consejos los problemas que le pueden ocasionar la humedad a tus techos de madera.

Napsix

Napsix

Las estructuras y techos de madera dan un toque muy rústico y acogedor a los espacios, sin embargo, un aislamiento deficiente que permita el paso de la humedad puede terminar estropeándola por completo. Si dejamos que este problema avance, la única solución que tendremos antes de que se precipite es cambiar por completo las piezas. Sigue estos consejos para detectar este inconveniente rápidamente y evitar que la cosa pase a mayores. 

Prevenir, prevenir y prevenir. Este es el mejor secreto y, a largo plazo, el que te resultará más económico y conveniente. Si ya has hecho una inversión de dinero, entonces no querrás que esto sea en vano.

Mantén siempre en el mejor estado tus techos de madera con estos consejos. Foto: Pinterest

La madera requiere de mayores cuidados cuando se la expone a las inclemencias climáticas u otros factores que le aporten humedad. Por eso, además de prestar especial atención en el aislamiento, también debemos reparar en la impermeabilización ya que este problema puede darse por filtraciones exteriores o por la condensación propia del interior de una casa.

Primeras señales de humedad

La madera es sumamente sensible, por lo tanto, las consecuencias se notarán rápidamente. La dilatación de las piezas y las manchas de agua se notarán a simple vista. Con el tiempo se puede comenzar a notar olores desagradables, calcificación y formación de moho.

Cómo actuar ante este problema

Lo primero que debes hacer es detectar el origen de la humedad. Si se trata de una filtración, procura reparar la membrana o el aislamiento que has utilizado.

Es recomendable que cualquier procedimiento se haga una vez que la madera esté seca, por lo tanto, es mucho mejor hacer tareas de mantenimiento en verano y no agilizar el proceso de secado con sopletes u otras fuentes de calor.

Previene los daños que puede ocasionarle la humedad a tus techos. Foto: Pinterest

Durante este periodo, intenta disminuir lo más que puedas la producción de vapores. Ventila el baño después de una ducha y mantén las ventanas de la cocina abiertas cuando prepares tus alimentos.  

Una vez que se encuentre completamente seca, puedes quitar las manchas de moho con lejía, cloro o lavandina. Pero intenta no excederte con el uso de líquidos. Nuevamente tendrás que esperan algunas horas a que se seque y después proceder a la impermeabilización a través de aceites o barnices.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?