¿Tienes un limonero en tu jardín con hojas arrugadas? Conocé las causas y soluciones

¿Tienes un limonero en tu jardín con hojas arrugadas? Conocé las causas y soluciones

El minador de las hojas de una de las plagas más frecuentes en limoneros, es característico que las hojas se arruguen y sufran malformaciones. Si el limonero de tu jardín está infectado, aprende a combatirlo.

Napsix

Napsix

Los limoneros son árboles maravillosos, súper aromáticos y de cuidados sencillos que permite cultivarlos en el jardín o macetas. Sin embargo, hay enfermedades o plagas de las cuales hay que protegerlos. Por ejemplo, una muy característica en todos los cítricos es el minador que hace que las hojas se arruguen y caigan.

Hojas nuevas arrugadas, enroscadas y con marcas lineales son los principales síntomas de que tu limonero está sufriendo una invasión de Phyllocnistis citrella, más conocido como minador de hojas de cítrico, aunque también puede afectar plantas de lechuga, tomate e, incluso, ornamentales.

El minador es una de las plagas más frecuentes en los limoneros. Foto: Matiplant

Se trata de un insecto que pertenece a la familia de las mariposas y se ha convertido en una de las plagas más importantes que sufren los cítricos, provocando grandes pérdidas productivas y económicas.

Para combatirla es fundamental que sea detectada de forma temprana ya que no son fáciles de exterminar. Es que, su característica principal es que penetran en las hojas y se alimentan de ella, esto impide el ingreso de insecticidas y disminuye su eficacia.

Cómo evitar que las hojas de los limoneros se arruguen

Los minadores adultos toman forma de mariposas pequeñas y son activas durante el día y la noche. Son ellas las que colocan los huevos en los brotes que luego terminarán infectando el árbol.

Como medida preventiva, se pueden colocar trampas cromáticas de color amarillo, ya que es una tonalidad que las atrae. Con esto ya se estará reduciendo su población.

Una vez que las larvas emergen de los huevos, se adentran en las hojas y comienzan a alimentarse conformando túneles. La seda que van dejando a su paso es la que provoca la mal formación del follaje.

Detectar esta plaga a tiempo es fundamental para salvar al limonero. Foto: Generación

En este momento, uno de los remedios más efectivos es regar el cítrico con aceite de Neem en una proporción de 5 ml por litro de agua. El aceite hará que la savia se haga más amarga y ya no sea atractiva para este insecto.

Esta técnica es una de las más efectivas y ecológica ya que los insecticidas químicos no llegan a penetran el tejido de la vegetación para atacar las orugas.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?