Cómo controlar de forma efectiva la humedad en una casa

Cómo controlar de forma efectiva la humedad en una casa

La humedad en las paredes o techos es un problema grave para tu hogar y limpiar las manchas no bastará para eliminarla.

Napsix

Napsix

Si estás cansado de limpiar las manchas de moho en los techos y pintar las paredes para hacer desaparecer los molestos rastros de humedad, entonces deberías intentar atacar el problema de raíz para poder controlar que no siga estropeando la estructura de tu casa.

Las condiciones climáticas o del terreno, roturas de cañerías, falta de ventilación o simplemente nuestros hábitos cotidianos pueden ser los responsables de este asunto que resulta bastante común en la mayoría de los hogares.

Controlar la humedad no es una tarea sencilla. Foto: Pinterest

Evitarlo o posponerlo no es la mejor idea ya que este podría agravarse y afectar la estructura. En tanto, enmascararlo con pintura solo implicará un gasto de tiempo y dinero porque rápidamente volverá a hacerse notar. Además, también puede implicar inconvenientes para la salud de quienes viven en estos habientes.

Los problemas de humedad, generalmente, tienen tres causas. La primera es la filtración, esto resulta cuando los materiales porosos que son utilizados normalmente en la construcción comienzan a absorber agua –de lluvia o de cañerías averiadas-. Esto también se da cuando tenemos grietas o infiltraciones que permiten el paso de la lluvia.

Otra de las formas de humedad doméstica es la condensación, la cual se presenta por la falta de ventilación y la diferencia de temperatura con el exterior. Se hace mucho más frecuente en invierno y en habitaciones como el baño.

Finalmente, la capilaridad, que resulta cuando el terreno sobre el que se encuentra la vivienda es húmedo y los cimientos no tienen un buen aislamiento.

Estos consejos te ayudarán a controlar la humedad de tu casa. Foto: Ikeo

Métodos para controlar la humedad

Impermeabilizar las estructuras: se debe quitar la hilera de ladrillos más próxima al suelo y colocar material antihumedad, ya sea a través de membrana u hojas de plástico. Se usará material impermeabilizante para reconstruir la pared.

Eliminar las fugas: revisar techos, áticos y juntas de la estructura para verificar que no haya fugas. Las manchas que dejan las filtraciones pueden servir de indicativos. Verificar las cañerías de agua y las conexiones para descartar pérdidas.

Ventilación: incorporar ingresos de aire o purificadores en baños y cocinas, ya que es en estas habitaciones donde normalmente se produce la condensación.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?