Qué es el lavado en seco y cómo hacerlo en casa

Qué es el lavado en seco y cómo hacerlo en casa

No siempre tenemos dinero para invertir en tintorería pero arruinar una prenda metiéndola en el lavarropa no es una opción. Aprende cómo es el proceso para hacer un lavado en seco en tu casa.

Napsix

Napsix

Determinadas prendas especifican en sus etiquetas que requieren un lavado en seco, por lo tanto, necesitan ser llevadas a la tintorería, lo que implicará un gasto extra en nuestro presupuesto. Sin embargo, este proceso también se puede hacer el casa teniendo en cuenta algunos consejos útiles.

Limpiar tejidos como la seda, lana o gamuza precisan de cuidados especiales y no pueden meterse en el lavarropa como las prendas de algodón que usamos a diario. Usualmente se aconseja que sean sometidas a un lavado en seco para que no pierdan su color, se deformen o pierdan su delicadeza.

El lavado en seco es un proceso en el que se limpia las prendas sin sumergirlas en agua. Foto: Plancha veloz

En las tiendas especializadas este proceso se realiza a partir de soluciones que son aplicadas sin necesidad de introducir la ropa en agua, aunque no siempre es así y también pueden ser sometidas a un lavado suave.

Actualmente, muchos lavarropas ya cuenta con programas especiales para este tipo de telas y minimizan los procesos más agresivos.

Siempre que la ropa no tenga manchas muy severas, es posible que encontremos una solución en casa, a través de un lavado a mano. Lo primero a tener en cuenta es el tipo de jabón o detergente que utilizaremos. En el mercado hay muchos productos especiales para ropa delicada, aunque también se pueden usar ingredientes que tengamos a mano, como el vinagre y el bicarbonato de sodio, que son ideales para eliminar la grasa y no son abrasivos.

Es importante que la limpieza se haga con agua fría y que el jabón esté completamente disuelto antes de introducir la prenda. Si tenemos dudas sobre cómo responderá la tela, se puede primero probar con una pequeña parte que no sea muy visible.

Las prendas delicadas no deben meterse en el lavarropa. Foto: El blog de Tere

Una vez sumergida, se tiene que frotar un poco con las yemas de los dedos en las zonas como el cuello, las mangas y las axilas ya que son los lugares más críticas. Luego se tiene que enjuagar con agua limpia.

El secado es fundamental. Lo ideal es colocarla encima de una toalla seca y enrollar (sin retorcer) para quitar el exceso de agua. Después se tiene que acomodar sobre una superficie lisa para que conserve su forma. Este tipo de telas es mejor no colgarlas ni exponerlas al sol.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?