Una vegana denunció a sus vecinos por sentirse "invadida" por el olor a carne

La insólita demanda se produjo en Perth, Australia, donde vive la mujer que aseguró que su vida era tranquila hasta que ellos instalaron una barbacoa en el jardín. A pesar de que la justicia australiana desestimó la denuncia, dijo que insistirá con nuevas medidas porque no puede disfrutar de su patio trasero. 

Redacción MDZ

Las barbacoas de sus vecinos molestaban a la vegana.

Pixabay

Una mujer vegana decidió llevar a sus vecinos ante la Corte Suprema debido al olor a carne y pescado que sus parrillas desprenden. La mujer, que vive en Girraween, al norte de Perth, en Australia, aseguró que su vida era tranquila hasta que ellos decidieron instalar una barbacoa en su jardín.

Si bien el tribunal rechazó su demanda, Cilla Carden asegura que tomará otras acciones legales. Esto se debe a que no solo se queja por el olor de las parrillas, sino también por el humo del cigarrillo, la luz y los ruidos de los hijos de sus vecinos.

Según declaraciones que la mujer vegana hizo a Nine News Perth, la disputa en curso le ha robado la calidad de vida.

“Lo pusieron allí (la parrilla) para que huela a pescado, todo lo que puedo oler es pescado”, comentó. “No puedo disfrutar de mi patio trasero, no puedo salir”, agregó Carden.

La mujer que realizó la denuncia.

La denuncia hecha por Carden inició en el 2017. Desde entonces ha peleado la demanda, pero la Corte decidió desestimarla en agosto del 2019.

“A la señora Carden se le dio una oportunidad justa para presentar su caso, y los miembros del tribunal condujeron los procedimientos de manera justa y apropiada”, aclaró el presidente supremo Peter Quinlan.

Asimismo, alentó a los vecinos a “dirigir sus acciones hacia la resolución de sus diferencias lo mejor que puedan”.

Los residentes cercanos a la mujer vegana agregaron a Nine News que no era la primera vez que ella presentaba una queja de este tipo. Si bien no llegó a los tribunales, antes uno de los vecinos ya había quitado su parrilla y prohibió a sus hijos que jugaran baloncesto en el jardín debido a esto.

“Se demostró que las demandas de la señora Carden no eran razonables y fueron en detrimento de la capacidad de los otros propietarios de disfrutar de sus lotes de manera aceptable”, comentó otro de los vecinos.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?