Investigación científica

Descubrimiento: el corazón humano es diferente al de otros grandes simios

Lo marca un estudio, a pesar de que humanos y grandes simios no humanos tienen un ancestro común, los primeros han desarrollado cerebros más grandes y la capacidad de caminar o correr erguidos.

MDZ Mundo
MDZ Mundo lunes, 17 de junio de 2024 · 15:45 hs
Descubrimiento: el corazón humano es diferente al de otros grandes simios
Un chimpancés, junto a una científica primatóloga Foto: EFE

Científicos de la Universidad de Swansea y la UBC Okanagan (UBCO) realizó el descubrimiento de una nueva perspectiva sobre la evolución humana al comparar los corazones humanos con los de otros grandes simios.

A pesar de que los humanos y los grandes simios no humanos tienen un ancestro común, los primeros han desarrollado cerebros más grandes y la capacidad de caminar o correr erguidos sobre dos pies para recorrer largas distancias, probablemente para cazar.

Ahora, a través de un nuevo estudio comparativo de la forma y la función del corazón, publicado en Communications Biology, los investigadores creen haber descubierto otra pieza del rompecabezas evolutivo.

El equipo comparó el corazón humano con los de nuestros parientes evolutivos más cercanos, incluidos chimpancés, orangutanes, gorilas y bonobos atendidos en santuarios de vida silvestre en África y zoológicos en toda Europa.

Durante los procedimientos veterinarios de rutina de estos grandes simios, el equipo utilizó la ecocardiografía (una ecografía cardíaca) para producir imágenes del ventrículo izquierdo, la cámara del corazón que bombea sangre por todo el cuerpo. Dentro del ventrículo izquierdo del gran simio no humano, se extienden haces de músculos dentro de la cámara, llamados trabeculaciones.

Bryony Curry, estudiante de doctorado en la Escuela de Ciencias de la Salud y el Ejercicio de la UBCO, dijo en un comunicado: "El ventrículo izquierdo de un humano sano es relativamente liso, con músculos predominantemente compactos en comparación con la red más trabeculada y en forma de malla de los grandes simios no humanos.

"La diferencia es más pronunciada en el ápice, la parte inferior del corazón, donde encontramos aproximadamente cuatro veces la trabeculación en los grandes simios no humanos en comparación con los humanos".

El equipo también midió el movimiento y las velocidades del corazón utilizando ecocardiografía de seguimiento de motas, una técnica de imágenes que traza el patrón del músculo cardíaco a medida que se contrae y se relaja.

Curry dijo: "Encontramos que el grado de trabeculación en el corazón estaba relacionado con la cantidad de deformación, rotación y torsión. En otras palabras, en los humanos, que tienen la menor trabeculación, observamos una función cardíaca comparativamente mayor. Este hallazgo apoya nuestra hipótesis de que el corazón humano puede haber evolucionado a partir de la estructura de otros grandes simios no humanos para satisfacer las mayores demandas del nicho ecológico único de los humanos".

El cerebro más grande de un humano y una mayor actividad física en comparación con otros grandes simios también pueden estar relacionados con una mayor demanda metabólica, que requiere un corazón que pueda bombear un mayor volumen de sangre al cuerpo.

De manera similar, un mayor flujo sanguíneo contribuye a la capacidad de los humanos para enfriarse, ya que los vasos sanguíneos cercanos a la piel se dilatan (lo que se observa como enrojecimiento de la piel) y pierden calor al aire.

La Dra. Aimee Drane, profesora titular de la Facultad de Medicina, Salud y Ciencias de la Vida de la Universidad de Swansea, dijo: "En términos evolutivos, nuestros hallazgos pueden sugerir que se ejerció una presión selectiva sobre el corazón humano para adaptarse a las demandas de caminar erguido y controlar el estrés térmico".

"Lo que no está claro es cómo los corazones más trabeculados de los grandes simios no humanos pueden adaptarse a sus propios nichos ecológicos. Tal vez sea una estructura restante del corazón ancestral, aunque, en la naturaleza, la forma suele cumplir una función". 

Video: así se investiga científicamente 

Dpa, Youtube

Archivado en