China baja el tono sobre la gravedad del covid-19 tras las protestas

China baja el tono sobre la gravedad del covid-19 tras las protestas

La agencia Euronews, de la Unión Europea, se ocupa especialmente de la situación en el gigante de Asia, tras las masivas protestas por las restricciones, ante el crecimiento de casos de la covid-19.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

China está moderando su tono sobre la gravedad del covid-19 y suavizando algunas restricciones sobre el coronavirus, pese a que el número de casos diarios se acerca a los máximos históricos, después de que el enfado por las restricciones más estrictas del mundo alimentara protestas en todo el país.

Pese a seguir registrando nuevos contagios por covid-19, varias ciudades de la segunda economía mundial están rompiendo con la práctica al levantar los confinamientos de sus distritos y permitir la reapertura de los negocios.

Las autoridades sanitarias chinas que anunciaron la relajación de las medidas no mencionaron las protestas por toda China, que abarcaron desde vigilias con velas en Pekín hasta enfrentamientos con la policía en las calles de Cantón el martes y en una fábrica de iPhone en Zhengzhou la semana pasada.

Las manifestaciones constituyeron la mayor muestra de desobediencia civil en la China continental desde que el presidente del país, Xi Jinping, asumió el poder hace una década, y se producen cuando la economía se dispone a entrar en una nueva era de crecimiento mucho más lento que el visto en décadas.

A pesar del número casi récord de casos, la vice primera ministra, Sun Chunlan, que supervisa las políticas frente al covid-19, dijo que la capacidad del virus para causar la enfermedad se estaba debilitando, informaron los medios de comunicación estatales.

“El país se enfrenta a una nueva situación y a nuevas tareas de prevención y control de la epidemia, a medida que se debilita la patogenicidad de (la variante) ómicron del virus, se vacuna a más personas y se acumula experiencia en la contención del virus”, dijo Sun en comentarios recogidos por medios estatales.

Sun también instó a seguir “optimizando” las políticas de pruebas, tratamiento y cuarentena.

La mención del debilitamiento de la patogenia contrasta con los mensajes anteriores de las autoridades sobre la mortalidad del virus.

Cambio de normas 

Menos de 24 horas después de las violentas protestas en Cantón, las autoridades de al menos siete distritos de este extenso centro industrial situado al norte de Hong Kong dijeron que iban a levantar los confinamientos temporales. Uno de los distritos dijo que permitiría reanudar las clases presenciales en las escuelas y que reabriría los restaurantes y otros negocios, incluidos los cines.

Algunos cambios se están aplicando con poca fanfarria. 

Una comunidad de miles de personas en el este de Pekín está permitiendo que las personas infectadas con síntomas leves se aíslen en sus casas, según las nuevas normas emitidas por el comité de vecinos y a las que tuvo acceso Reuters.

Los vecinos del mismo piso y de tres pisos por encima y por debajo de la casa de un caso positivo también deben hacer la cuarentena en casa, dijo un miembro del comité. 

Esta medida está muy alejada de los protocolos de cuarentena de principios de año, cuando comunidades enteras fueron confinadas, a veces durante semanas, después de que se detectara un solo caso positivo.

Otra comunidad cercana está realizando una encuesta en línea esta semana sobre la posibilidad de que los casos positivos se aíslen en casa, dijeron los residentes.

“Ciertamente, acojo con satisfacción la decisión de nuestra comunidad residencial de llevar a cabo esta votación independientemente del resultado”, dijo el residente Tom Simpson, director gerente para China del Consejo Empresarial China-Reino Unido.

Afirmó que su principal preocupación era verse obligado a entrar en un centro de cuarentena, donde “las condiciones pueden ser, como mínimo, sombrías”.

El destacado comentarista nacionalista Hu Xijin afirmó el miércoles en una publicación en redes sociales que muchos portadores asintomáticos del coronavirus en Pekín ya estaban en cuarentena en sus casas.

La ciudad suroccidental de Chongqing permitirá a los contactos cercanos de las personas con COVID-19 que cumplan ciertas condiciones hacer la cuarentena en casa, mientras que Zhengzhou, en el centro de China, anunció la reapertura “ordenada” de los negocios, incluyendo supermercados, gimnasios y restaurantes.

Los responsables sanitarios nacionales dijeron esta semana que las autoridades responderían a las “preocupaciones urgentes” planteadas por el público y que las normas sobre el covid-19 deberían aplicarse de forma más flexible, según las condiciones de cada región. 

¿Reabrir el año que viene? 

Han crecido las expectativas en todo el mundo de que China, mientras sigue tratando de contener las infecciones, podría buscar la reapertura en algún momento del próximo año, una vez que logre mejores tasas de vacunación entre sus ancianos.

Expertos en salud advierten de la posibilidad de que se produzcan enfermedades y muertes generalizadas si se flexibilizan las políticas del covid-19 antes de que se intensifique la vacunación.

Las acciones chinas y los mercados de todo el mundo cayeron inicialmente tras las protestas del fin de semana en Shanghái, Pekín y otras ciudades, pero luego se recuperaban con la esperanza de que la presión pública pudiera conducir a un nuevo enfoque por parte de las autoridades.

Más brotes de covid-19 podrían pesar sobre la actividad económica de China a corto plazo, dijo el Fondo Monetario Internacional el miércoles, añadiendo que veía margen para una recalibración segura de las políticas que podría permitir que el crecimiento económico se recuperara en 2023.

Las estrictas medidas de contención de China han frenado la actividad económica interna este año y se han extendido a otros países a través de interrupciones en la cadena de suministro.

Tras los datos poco alentadores de una encuesta oficial realizada el miércoles, el índice de gestores de compras del sector manufacturero Caixin/S&P Global mostró que la actividad de las fábricas se contrajo en noviembre por cuarto mes consecutivo.

Aunque el cambio de tono ante el covid-19 parece una respuesta al descontento público con las estrictas medidas, las autoridades también están buscando para interrogar a los presentes en las manifestaciones.

La organización China Dissent Monitor, gestionada por Freedom House y financiada por el Gobierno estadounidense, calculó que entre el sábado y el lunes se produjeron al menos 27 manifestaciones en toda China. El centro de pensamiento australiano ASPI calculó 43 protestas en 22 ciudades. 

Euronews, Bernard Orr y Martin Quin Pollard

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?