Se realizó con éxito el primer trasplante de corazón artificial en Europa

Se realizó con éxito el primer trasplante de corazón artificial en Europa

En un hospital de Italia se ha realizado por primera vez el implante de un corazón artificial que funciona con motores eléctricos. Esto supone un gran avance en medicina que podría mejorar la vida de miles de personas.

Nicolás Hornos

El hecho sucedió en el hospital napolitano de Monaldi, en Italia y supone un gran avance en biomedicina que podría ayudar a mejorar la calidad de vida de miles de personas que sufren insuficiencia cardíaca y otras enfermedades del corazón. 

Fue el primer trasplante de un corazón artificial que se realizó con éxito a un paciente por fuera de la fase de investigación, lo que supone un gran hito en la historia de la medicina. Anteriormente se había implantado en pacientes de Estados Unidos que formaron parte de la investigación en ensayos clínicos.

El corazón bioprotésico recibió la autorización de la Unión Europea para ser comercializado.
Foto: Carmat

El conocido como "Aeson Artificial Heart", es un corazón bioprotésico desarrollado por Carmat, una empresa francesa líder en bioinvestigación. “Funciona con pequeños motores eléctricos que bombean sangre hacia la aorta o arteria pulmonar, y también está diseñado para autorregular el rango de flujo sanguíneo gracias a la presencia de sensores y software”, explica Marisa De Feo, directora del Departamento de Cirugía Cardíaca y Trasplantes del hospital de Monaldi.

El paciente que recibió este corazón artificial tiene 56 años y por su cuadro clínico no podía recibir el trasplante de un corazón común. Mientras el paciente evoluciona con éxito de la operación, desde Carmat esperan que los corazones biónicos sean una realidad en el futuro. Desde el hospital de Nápoles aseguran que con esta herramienta disponible se está dando un gran paso para ofrecer a pacientes que padecen insuficiencia cardíaca avanzada una mejor calidad de vida.

Carmat es la empresa líder en bioinvestigación para tecnología de corazones artificiales.
Foto: Carmat

El corazón bioprotésico desarrollado por la empresa francesa cuenta con cuatro válvulas biológicas y es fácil de manejar y menos ruidoso, a diferencia de otros dispositivos que han desarrollado anteriormente en la industria biomédica. “El hecho de que tenga válvulas biológicas hace que no haya necesidad de descoagular, lo que reduce el riesgo de trombosis y hemorragia”, afirma Marisa De Feo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?