Covid: el escándalo por la celebración de una fiesta navideña del gobierno británico que se saltó las restricciones por la pandemia

Covid: el escándalo por la celebración de una fiesta navideña del gobierno británico que se saltó las restricciones por la pandemia

La aparición de un video en el una funcionaria bromeaba sobre la reunión obligó al primer ministro a pedir disculpas y ordenar una investigación interna.

BBC News Mundo

Los escándalos no cesan en el seno del gobierno británico que lidera Boris Johnson.

Ahora los cuestionamientos sobre el primer ministro se suceden por una fiesta celebrada en las oficinas de 10 Downing Street, la sede del gobierno, durante diciembre de 2020, en el momento en el que estaban vigentes estrictas restricciones por la pandemia del covid-19.

En un informe publicado por el diario británico Daily Mirror, se afirma que hubo una reunión el 18 de diciembre dentro de las oficinas de gobierno con la presencia de varios funcionarios, cuando estaban prohibidos los encuentros sociales en el país.

De acuerdo com las medidas implementadas por el propio Johnson días antes, debido al aumento de los contagios por covid-19 (que en ese momento estaba en su punto más crítico), no se podían congregar personas que no vivieran en la misma casa o hicieran parte de lo que se denomina "burbuja social".

Las celebraciones navideñas fueron canceladas en su mayoría.

Además existían reglas claras de distanciamiento social y uso obligatorio de tapabocas para evitar los contagios.

Fuente: GETTY IMAGES
La realización de la reunión navideña en las oficinas de Downing Street fue confirmada por varias fuentes a la BBC.

Sin embargo, de acuerdo al reporte del Mirror, que fue confirmado por la BBC, la reunión se celebró con la presencia de más de una "docena" de personas donde no se habrían respetado esas reglas de distanciamiento social.

Este miércoles se difundió un video donde funcionarios del gobierno de Johnson bromeaban sobre la celebración de la reunión navideña.

Antes de la publicación del video, el gobierno de Johnson había negado que la fiesta se hubiese realizado.

Como consecuencia, durante la sesión de control en el Parlamento de este miércoles, el propio primer ministro anunció que iniciaría una investigación sobre el tema.

"Se me dijo en todo momento que no había habido fiesta, y que en todo momento se habían respetado las normas. He ordenado una investigación interna y habrá sanciones disciplinarias si se encuentran culpables", dijo Johnson antes de comenzar la sesión.

Todo esto ocurre cuando Downing Street se encuentra inmerso en la labor de determinar las medidas de control con miras a prevenir una ola de contagios debido a la nueva variante ómicron durante las celebraciones navideñas de este año.

Fuente: GETTY IMAGES
El líder de la oposición, el laborista Keir Starmer acusó de "hipocresía" al gobierno de Johnson.

El escándalo

Después de la publicación del Daily Mirror, tanto Johnson como los funcionarios de su gabinete habían cerrado filas sobre una sola versión: la fiesta no había tenido lugar y durante las reuniones que se celebraron dentro de la sede del gobierno británico se habían seguido todas las normas de distanciamiento social.

Pero la BBC logró establecer, después de hablar con varias fuentes, que la reunión existió.

Al conocer las noticias, el líder de la oposición, el laborista Keir Starmer, acusó a Johnson de "hipocresía" por "desobedecer las reglas que había ordenado que siguiera el resto del país".

"¿Realmente espera el primer ministro que el país crea que si bien a la gente se le prohibió ver a sus seres queridos en Navidad el año pasado, estaba bien para él y sus amigos organizar una fiesta con alcohol en Downing Street?", dijo Starmer.

Además de los líderes de los partidos de oposición, familiares de fallecidos por covid-19 criticaron al primer ministro y sus funcionarios por el festejo navideño.

"Mi papá murió en febrero por covid-19, a pesar de que antes gozaba de buena salud. La última Navidad es, lamentablemente, una que nunca olvidaré", le dijo a la BBC Safiah Ngah, vocera de una de las organizaciones que reúnen a estos familiares.

"Pensar que a unas pocas millas de distancia, el Número 10 (como se llama a la sede del primer ministro) estaba organizando una 'fiesta de Navidad', sin preocuparse por las reglas que habían establecido, es repugnante", agregó.

Fuente: GETTY IMAGES
La exvocera del primer ministro, Allegra Stratton, apareció en el video haciendo bromas sobre la reunión navideña.

Pero mientras el gobierno insistía en que no se habían incumplido las normas de distanciamiento social durante el evento, apareció el video en el que se escucha a varios funcionarios del gobierno de Johnson haciendo bromas sobre la mentada reunión.

En las imágenes, dadas a conocer por el canal británico ITV, se puede apreciar a la exsecretaria de prensa, Allegra Stratton, respondiendo a otros funcionarios sobre los informes de una fiesta, mientras ensayaban una conferencia de prensa en diciembre del año pasado.

En el intercambio de bromas, dice: "¿Vale responder que fue solo la habitual combinación de queso y vino?", en referencia a que el propio Johnson había dicho que debía restringir la "combinación de queso y vino" para no aumentar de peso.

"Esa fiesta ficticia fue una reunión de negocios y no hubo distanciamiento social", agrega Stratton entre risas.

Sobre el video, el primer ministro además pidió disculpas señalando que le "enfermaba" lo que se veía en él.

"Pido disculpas sin reservas por la ofensa que este video puede haber causado en todo el país", dijo.

Fuente: GETTY IMAGES
Hace poco el gobierno de Johnson había tenido que lidiar con otro escándalo, el del parlamentario Owen Paterson, acusado de aprovecharse de su posición para interceder por una empresa privada.

Los efectos

La publicación del video no hizo sino aumentar la presión sobre el gobierno de Johnson. Algunos parlamentarios ya han hablado de solicitar una investigación para saber si hubo proceder ilegal.

Este escándalo se suma al de las últimas semanas, en el que el gobierno de Johnson fue acusado de maniobras políticas para proteger al parlamentario Owe Petersen -cercano al primer ministro-, a quien se descubrió utilizando recursos públicos para interceder por una empresa privada en el Parlamento.

Para la editora política de la BBC Laura Kuenssberg, el clima actual deja en evidencia que "hacer que los votantes se sientan idiotas no es exactamente una estrategia ganadora" para el oficialismo.

"Para decirlo diplomáticamente, Boris Johnson siempre ha tenido una relación inusual con la verdad y el partido Conservador lo ha tolerado por los otros activos electorales que creen que tiene", señala Kuensbberg.

"Pero esta situación ha puesto en evidencia, como señalan muchos analistas e incluso personas cercanas a él, que el gobierno de Johnson funciona en un caos que es muy similar a cómo él maneja su vida en general", concluye Kuenssberg.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?