Ya divide las aguas un posible juicio político a Donald Trump

Ya divide las aguas un posible juicio político a Donald Trump

Las acciones del mandatario vinculadas al ataque al Capitolio motivaron a varios legisladores demócratas a anunciar que presentarán sendos proyectos para enjuiciar al líder republicano. Otros referentes políticos sostienen que a pocos días de dejar la presidencia esto no sería conveniente.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

Un grupo de legisladores demócratas planean presentar el lunes un proyecto para iniciarle un juicio político al mandatario saliente Donald Trump tras el violento asalto al Congreso de Estados Unidos

El asalto reciente al Capitolio en Washington DC encendió luces de alarma respecto a la capacidad de las autoridades de garantizar la seguridad durante ese acto de asunción de Joe Biden, evento al que Trump ya adelantó que no asistirá. 

Los incidentes, protagonizados por seguidores de Trump y que dejaron cinco muertos, reactivaron la idea de un juicio político para remover al mandatario a pocos días de tener que entregar el poder.

Al menos tres demócratas de la Cámara de Representantes tienen previsto presentar un proyecto de impeachment, lo que significa que el recinto podría votar sobre su destitución a mitad de la próxima semana.

"Más daño que bien"

De acuerdo a la cadena CNN, al menos 131 legisladores de la oposición respaldarían la iniciativa y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, confirmó hoy que el Congreso tomará medidas si Trump no renuncia voluntariamente.

"Si Pelosi impulsa el juicio político en los últimos días de la presidencia de Trump, hará más daño que bien. Espero que el presidente electo Biden vea el daño que se haría con tal acción", dijo el senador republicano Lindsey Graham.

"Cualquier intento de acusar al presidente Trump no solo sería infructuoso en el Senado, sino que sería un precedente peligroso para el futuro de la presidencia", agregó en una serie de tuits.

En sintonía, el jefe de la minoría republicana en la Cámara baja, Kevin McCarthy, afirmó que "someter a un proceso de destitución al presidente cuando restan solo 12 días para el fin de su mandato solo dividirá más al país".

Además del juicio político y la renuncia voluntaria de Trump, la otra opción para removerlo antes que termine su mandato es activar la enmienda constitucional 25, aunque el encargado de hacerlo es el vicepresidente Mike Pence, quien se opone a esa inusual opción.

Según el artículo cuatro de la enmienda, cuando el vicepresidente y una mayoría de los principales funcionarios del Poder Ejecutivo o de otro cuerpo como el Congreso transmiten al presidente pro tempore del Senado y al presidente de la Cámara de Representantes una declaración escrita que establece que el presidente no está en condiciones de ejercer sus poderes y ocupar su cargo, "el vicepresidente asumirá de inmediato los poderes y las obligaciones del cargo como presidente interino".

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?