Evo Morales recula y ahora pide aceptar la nueva fecha de elecciones

Evo Morales recula y ahora pide aceptar la nueva fecha de elecciones

El ex presidente boliviano, en un giro inesperado, pidió a sus seguidores aceptar el 18 de octubre próximo como fecha para las elecciones generales, en un intento por frenar los bloqueos en las rutas y las amenazas del gobierno interino de intensificar la represión policial.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

En un giro inesperado, el expresidente de Bolivia Evo Morales, que se encuentra exiliado en la Argentina desde su renuncia en octubre del año pasado, ahora pidió a sus seguidores aceptar el 18 de octubre próximo como fecha para las elecciones generales, en un intento por frenar los bloqueos en las rutas y las amenazas del gobierno interino de intensificar la represión policial.

"Hay compañeros que dicen que por lo menos sea el 4 o el 11 de octubre, pero no el 18. Yo me pregunto, ¿para qué estar peleando por una semana? Creo que no tiene sentido esta clase de planteamiento. Por dos semanas o tres no vamos a hacer problemas", indicó el exmandatario en un encuentro con jóvenes por Facebook Live.

Más tarde, en un mensaje dirigido a los que se siguen oponiendo a una tercera postergación de las elecciones, la presidenta interina, Jeanine Áñez, pidió desbloquear la situación y volvió a responsabilizar al partido de Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS), pese al cambio de posición del exmandatario.

Las elecciones presidenciales y parlamentarias estaban previstas inicialmente para el 3 de mayo, pero se aplazaron en dos oportunidades por la pandemia de coronavirus. El Congreso, en el que el MAS de Morales tiene mayoría, las fijó para el 6 de septiembre tras un acuerdo con las autoridades electorales, pero el mes pasado el Tribunal Supremo Electoral (TSE) las volvió a posponer al 18 de octubre por la crisis sanitaria, en acuerdo con el Ejecutivo interino por el aumento de las cifras epidemiológicas.

Desde el MAS, sin embargo, creen que se trata de una estrategia dilatoria para perjudicar a su candidato presidencial, Luis Arce, y hace diez días iniciaron protestas convocadas con cortes de ruta por la Central Obrera Boliviana (COB) y sectores aliados al exmandatario, que originaron preocupación y controversia debido a que llevaron al borde del colapso a muchos hospitales que están liderando la gestión de la pandemia, recordó la agencia de noticias Télam.

Pese a los pedidos de Morales, la COB instó al TSE a mostrar una posición "abierta" y le exigió fijar el día de los comicios el 11 de octubre. "Nos sentamos y una vez haya solución, de inmediato se levantan (los bloqueos). Es el 11 de octubre la fecha definitiva", dijeron sus autoridades.

De acuerdo con medios locales, el principal escollo para las negociaciones en estos momentos es que los manifestantes, principalmente mineros y campesinos de las zonas de La Paz y El Alto, reclaman ya la renuncia de Áñez, algo que no comparten desde el MAS porque creen que eso solo retrasaría aún más los comicios.

La Iglesia Católica y la Organización de Naciones Unidas (ONU), por su parte, convocaron a un diálogo para solucionar esta crisis político-social, pero su inicio se ve demorado por las divisiones internas en el MAS, la COB y el propio Tribunal Supremo Electoral. El secretario general de la ONU, António Guterres, llamó a los organizadores de las protestas a que "garanticen el paso de ambulancias, oxígeno y medicinas en condiciones de seguridad y permitan la entrega de bienes y servicios esenciales para la población”.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?