Cuarentena: la denuncias por violencia de género crecieron en el mundo

Cuarentena: la denuncias por violencia de género crecieron en el mundo

"Los países están reportando un aumento en abril de hasta un 60 % en las llamadas pidiendo auxilio por parte de mujeres que son víctimas de sus parejas íntimas", señaló la Organización Mundial de la Salud.

Redacción MDZ Online

Las denuncias por violencia interpersonal, incluidas la de género e infantil, han aumentado en varios países europeos, incluidos Bélgica, Francia, Irlanda, Rusia, España y el Reino Unido, durante el periodo de confinamiento, reveló hoy la Oficina para Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"A pesar de que los datos escasean, los países están reportando un aumento en abril de hasta un 60 % en las llamadas pidiendo auxilio por parte de mujeres que son víctimas de sus parejas íntimas", dato comparado con el mismo mes del año pasado, declaró el director de la OMS para Europa, Henri Klunge.

Las llamadas a las líneas telefónicas de emergencia se han multiplicado por cinco en el mismo mes, un dato que, aunque preocupante, en realidad no muestra la verdadera amplitud del problema en vista de que se sabe que solo una fracción de casos se denuncian.

Expertos de la ONU han advertido de que, si las medidas de confinamiento hubiesen durado seis meses, podrían haber ocurrido 31 millones de casos adicionales de violencia de género a nivel mundial.

El encierro por varias semanas de la población en decenas de países de Europa y otros continentes ha exacerbado las tensiones dentro de las familias, particularmente en medios socioeconómicos de bajos recursos caracterizados por domicilios más pequeños y situaciones adicionales de estrés por la pérdida de ingresos o empleos, o el temor a perderlos.

En su conferencia de prensa semanal para informar sobre la evolución de la pandemia en Europa, Klunge dijo que los gobiernos "tienen la obligación moral" de garantizar que los servicios sociales que atienden las situaciones de violencia intrafamiliar sigan funcionando y de dotarlos de mayores recursos, de ser necesario.

Asimismo, exhortó a la población de todos los países a no caer en el error de pensar que "la violencia es un asunto privado" e instó a que hay que hacer todos los esfuerzos posibles por mantener el contacto, apoyar a familiares, amigos o vecinos y denunciar los casos de violencia.

"Si usted ve algo, debe decirlo", pidió el responsable de la OMS para Europa. "Y para los que sufren violencia, quiero decirles que la violencia nunca es culpa de ustedes. Vuestro hogar debe ser un lugar seguro", dijo.

Antes de la pandemia, una de cada cuatro mujeres y uno de cada tres niños en Europa había experimentado violencia física o sexual en algún momento de su vida, estadísticas que podrían haber empeorado considerablemente durante la cuarentena.

Klunge mencionó iniciativas concretas en distintos países para afrontar esta situación, como la puesta en marcha de una aplicación en Italia mediante la cual se puede pedir auxilio sin hacer una llamada o que en Francia y Bélgica algunos hoteles hayan sido convertidos en lugares de acogida para víctimas.

En Groenlandia y en otros países se ha limitado la venta de alcohol para hacer que los entornos familiares sean más seguros para los niños.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?