Cómo es y será volar después de la pandemia

Cómo es y será volar después de la pandemia

Desde declaraciones juradas de salud, trajes protectores para los tripulantes y no entregar comida o revistas, distintas medidas, por el momento temporales, están siendo tomadas por todas las aerolíneas en funcionamiento.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

El mundo de la aviación no solo no está exento a los problemas de la pandemia, sino que además será uno de los más afectados. Es por ello que algunas aerolíneas y aeropuertos ya pusieron en práctica medidas para el futuro. Claramente las mascarillas son el punto común de todos los aviones que están en el aire y estas son algunas de las medidas que se tomarán o se están aplicando en el mundo:

En los aeropuertos de Estados Unidos, el control de seguridad incluirá la medición de temperatura de los pasajeros.

KLM, línea aérea holandesa, pide una declaración jurada de salud a los pasajeros que viajan desde zonas de riesgo de COVID-19 y puede negarse a llevar a quién muestre síntomas.

Air France eliminó el privilegio de abordar primero a la clase ejecutiva y hace ingresar a los pasajeros de la parte trasera del avión hacia adelante.

Ryanair, una low cost irlandesa, solicita a los pasajeros no levantarse al baño y pedir permiso levantando la mano.

Varias empresas, incluída China Southern no ubica pasajeros en el asiento intermedio entre ventanilla y pasillo.

Xiamen Air reserva las tres últimas filas para destinar a pasajeros enfermos.

En Qatar Airways, el personal abordo lleva equipo de protección contra peligros biológicos.

Frontier Airlines, una low cost estadounidense, permite desde mayo pagar un extra en el pasaje para garantizar un lugar con el asiento de al lado desocupado.

Muchas aerolíneas eliminaron las revistas de abordo, se suspendió el servicio de bebida o comida y se reorganizaron los descensos desde el avión.

La duración de estas medidas es incierta. Se estima que la aparición de una vacuna puede llegar a modificar alguna de ellas.

Entre las medidas que podrían llegar a implementarse se están considerando, por ejemplo, la implementación de un pasaporte de inmunidad para los viajeros que tuvieron la enfermedad.

Además, se está estudiando un diseño de paneles de acrílico que separen a los pasajeros. El ingeniero francés Florian Barjot patentó una estructura que se puede agregar temporalmente a los aviones, que elimina el asiento del medio y genera una separación entre los pasajeros.

“Las aeronaves modernas tienen sistemas de aire eficientes para prevenir el contagio de una persona a la totalidad de los pasajeros, pero las autoridades sanitarias recomiendan una distancia de un metro, lo cual es difícil de lograr en clase económica, aun si se deja vacío el asiento medio”, escribió Barjot en el sitio web de su producto. “Para mejorar el distanciamiento, imaginé este kit desmontable para el asiento que no se usa, que se puede utilizar temporalmente durante un brote epidémico y en la fase de recuperación”.

Sin embargo, las aerolíneas no se entusiasman con ese producto. De hecho, se estima que varias de ellas aumentaron sus ingresos reduciendo el espacio entre pasajeros en la cabina principal y de esta manera transportando más gente. Si bien muchas aceptaron dejar el asiento del medio vacío, muchas argumentan que no es algo que se pueda mantener en el tiempo.

 “Las compañías no pueden permitirse los costos de dejar esos asientos vacíos", explicó un artículo de The Wall Street Journal. "Air New Zealand, la línea de bandera de Nueva Zelanda, limitó la ocupación de asientos a menos del 50% en un turbohélice y al 65% en un A320. Pero los vuelos necesitan un promedio del 77% de ocupación para cubrir los costos de operación, según la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), que estimó que las tarifas tendrían que aumentar en un 50% para compensar el costo de dejar tanto espacio vacío en un A320”.

Por su parte desde IATA declaró que “no apoya medidas de distanciamiento social que dejen vacíos los asientos del medio” luego de la pandemia, pero que sí “apoya el uso de tapabocas para los pasajeros y máscaras faciales para la tripulación mientras se permanezca a bordo como una parte central de un enfoque de varias medidas de bioseguridad para implementar de manera temporal”.

Lo que pareciera ser un consenso es que la limpieza de las aeronaves debe ser más profunda y frecuente. Delta Airlines, por ejemplo, aumentó el tiempo en las conexiones para poder mejorar la seguridad de la aeronave.

Otro factor que se ve afectado son los destinos, no solo por el cierre de fronteras. Algunas de las rutas se han vuelto prohibitivas por los costos que significa viajar con asientos vacíos. Una de los vuelos más afectados son los que unían Los Angeles con Sydney o Nueva York con la ciudad australiana, que fueron levantados por las empresas que los hacían.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?