Chile ya se plantea el "dilema de la última cama"

Chile ya se plantea el "dilema de la última cama"

Debido al imparable aumento de contagios y muertes por Covid-19 en el país trasandino, las autoridades y equipos médicos se ven ante el problema ético de priorizar a un paciente crítico por sobre otro.

MDZ Mundo

MDZ Mundo

El Ministerio de Salud de Chile confirmaba el domingo 29 muertos por coronavirus en las últimas 24 horas, un nuevo hito diario, para sumar un total de 450. El viernes se informaron 26 muertos y el sábado de 27, lo que también supuso un máximo en la serie. El total de contagiados trepó los 43.781, de los cuales 19.213 se recuperaron y 24.118 continúan como casos activos.

Según datos oficiales, 769 pacientes están internados en unidades de cuidados intensivos, de los cuales 624 permanecen con respiración mecánica y 131 en estado crítico.

Hay casos de enfermedades respiratorias extremas que han requerido el uso de respiración artificial y un despliegue fuera de lo común. El doctor Sebastián Bravo, del Hospital Clínico de la Universidad Católica de Chile, explicó a La Tercera: “Fue una decisión difícil, porque ese es un insumo que económicamente es caro, consume mucho personal y, por otro lado, pudiese haber quedado fuera un paciente que necesitara mucho más esa cama, con un pronóstico más rescatable. Pero después de evaluarlo, decidimos conectarla sabiendo que el resultado probablemente iba a ser negativo... Y lo fue”.

Tras la muerte de la paciente, el examen de PCR arrojó positivo de coronavirus. Si bien no murió a causa del virus, haberla conectado a la máquina de oxigenación trajo un poco de tranquilidad a Bravo y a su equipo ya que habían agotado todas las opciones para salvarla.

Casos como el que atendió el equipo del doctor Bravo se multiplican en distintos hospitales del país. Especialmente ahora en que disminuyen las camas disponibles para tratar a pacientes críticos tras el aumento de contagios y alta ocupación de camas Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) que, hasta el viernes, llegaban al 80% a nivel nacional y en Santiago superaban el 90%. 

Frente a un eventual colapso de esta unidad, las prioridad -como ocurre en varios países europeos- pasan a ser otros pacientes. Por eso los equipos médicos de clínicas y hospitales elaboraron protocolos éticos de atención a los pacientes

Por ejemplo, el elaborado por la Universidad Católica con un equipo de expertos en bioética  es un documento de cinco páginas que luego fue repartido por el Ministerio de Salud a todos los recintos clínicos como material de apoyo a sus respectivos comités de ética.

Ese protocolo aborda el inquietante “dilema de la última cama”. “El tratamiento médico debe ser proporcionado a la condición del paciente y se deben tomar en cuenta las condiciones de base previas a la presentación de la infección, lo que entra dentro del análisis de la valoración del pronóstico y de las posibilidades de recuperación de cada paciente”, se lee en el documento.

Aunque también hay otros criterios que influyen en esta decisión, como la limitación del esfuerzo terapéutico. Claudio Merino, titular del Comité Ético Asistencial del Hospital de Temuco y jefe de la UPC de la Clínica Alemana, explicó:  “Hubo pacientes que, de un principio, uno sabía que no tenían cabida en una unidad clínica, porque su pronóstico venía con patologías de base de antes. Se conversó con sus familias y se llegó a un acuerdo conjunto de manejo conservador. Hay pacientes que si los ingresás a una unidad crítica, lo que vas a lograr, más que la mejoría, será prolongar la agonía”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?